24 de febrero de 2021
27 de enero de 2021

El 20% del NO2 en Barcelona procede del exceso de emisiones de los diésel según un estudio

El 20% del NO2 en Barcelona procede del exceso de emisiones de los diésel según un estudio
Modelización de la calidad del aire en las calles de Barcelona - BSC

Primer estudio exhaustivo calle a calle en la ciudad

BARCELONA, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un estudio del Barcelona Supercomputing Center - Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS) ha concluido que el 20% de las concentraciones de dióxido de nitrógeno (NO2) en Barcelona, que proceden principalmente del tráfico rodado, se debe a un exceso de emisiones de los vehículos diésel con respecto a la normativa europea.

En un comunicado este miércoles, el centro ha explicado que la investigación "revela que anteriores estudios realizados a más baja resolución habían subestimado este impacto".

En cualquier caso, ha aclarado el BSC, varios estudios sí han confirmado que la mayoría de vehículos fabricados entre 2000 y 2018 incumplían "de forma significativa" los límites legales de emisión de óxidos de nitrógeno.

Los científicos han usado CALIOPE-Urban, una herramienta de alta resolución creada en el BSC, para calcular el impacto de este exceso de emisiones en las calles de Barcelona.

ESCALA DETALLADA

El investigador del BSC y creador de CALIOPE-Urban, Jaime Benavides, ha explicado que llegar a una escala muy detallada "ayuda a conocer el impacto real de la exposición de los ciudadanos a este peligroso contaminante", que no es homogénea en todas las calles de las ciudades.

Otra de las conclusiones del estudio es que, sin el exceso de emisiones de los diésel, el número de barceloneses expuestos a niveles de contaminación por NO2 sería del 59% --en la actualidad es del 70%--, lo que seguiría superando igualmente los límites legales de contaminación en estaciones de medición expuestas al tráfico.

"Esto parece indicar que, además de movernos con coches más limpios, hace falta reducir de forma drástica el tráfico en general para respirar un aire más saludable", ha recomendado Benavides.

El BSC ha explicado que es la primera vez que se hace un estudio tan exhaustivo, calle a calle, en toda una ciudad; en el precedente de Berlín se analizaron ciertas zonas expuestas al tráfico y los resultados fueron similares a los del estudio del BSC, y desde 2019 la capital alemana solo permite la entrada a coches diésel nuevos --Euro 6-- a determinados barrios.

Barcelona es la ciudad escogida para este estudio porque es una de las urbes europeas con más densidad de vehículos --unos 6.000 coches por kilómetro cuadrado, de los cuales el 65% es diésel--, por delante de Madrid o París --con 1.500 o 2.000 vehículos por kilómetro cuadrado--, y porque supera "sistemáticamente" el límite legal de concentración de NO2.

Contador