26 de noviembre de 2020
27 de junio de 2006

Unas 80 personas se concentran ante la Modelo en apoyo a uno de los acusados de agredir a un urbano en Barcelona

BARCELONA, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

Unas 80 personas se concentraron hoy ante la prisión Modelo de Barcelona en apoyo a uno de los tres acusados de agredir y dejar en coma a un guardia urbano el pasado 4 de febrero en la calle Sant Pere més Baix de la capital catalana porque, según ellos, en la cárcel no se ha respetado el derecho de huelga de hambre de los presos.

Un portavoz del colectivo explicó a Europa Press que "estamos aquí en solidaridad con Alex" que el lunes de la semana pasada, 19 de junio, inició una huelga de hambre, junto con los otros dos encarcelados en Brians y la madre de uno de ellos.

Según el portavoz, "hasta ayer no le dieron la baja médica y no le reconocieron el derecho de los presos en huelga de hambre". Desde las 17 horas y durante media hora, dieron la vuelta a la Modelo y puntualmente cortaron la calle Entença.

Éste es uno de los actos en solidaridad con los tres presos, ya que el colectivo ha pedido firmas y ha repartido octavillas en la plaza Sant Jaume, una actividad que prevé repetir mañana en la Rambla del Raval.

Los tres jóvenes encarcelados por presuntamente agredir y dejar en coma a un guardia urbano durante los altercados del pasado 4 de febrero en la calle Sant Pere més Baix de Barcelona iniciaron una huelga de hambre indefinida para reclamar que se respete el derecho a la presunción de inocencia y exigir su puesta en libertad.

El pasado 9 de junio, la juez de Instrucción número 18 de Barcelona decidió continuar el proceso contra los tres chicos que permanecen en prisión provisional por estos hechos, Rodrigo Andrés L.H., Álex C.A. y Juan P.G..

Los jóvenes están acusados de lanzar dos piedras contra un guardia urbano durante los altercados que se produjeron a las puertas de la fiesta ilegal celebrada en un edificio 'okupado' de la calle Sant Pere més Baix, a la que acudieron más de 1.000 personas. El agente quedó en coma y continúa ingresado en estado grave en el Instituto Guttman de neurorrehabilitación.

Por ello, la juez les imputa un delito de atentado a la autoridad con uso de arma peligrosa, que implica entre cuatro y seis años de prisión, y otro de lesiones graves, por el que se enfrentan a entre seis y doce años de cárcel.

IRREGULARIDADES EN LA INSTRUCCIÓN DEL CASO.

Desde su detención el pasado 4 de febrero, las defensas y los familiares y amigos de Rodrigo Andrés L.H., Álex C.A. y Juan P.G. han denunciado irregularidades durante la instrucción del caso y anomalías en la intervención policial.

Los letrados de Rodrigo, Álex y Juan, Eduardo Cáliz y Encarna López, consideran que la juez no ha tenido en cuenta el dictamen médico encargado por la defensa, que descarta que la doble fractura craneal sufrida por el guardia urbano no es compatible con el impacto de una piedra, tal y como mantiene el atestado policial.

Por otra parte, los abogados argumentan que el propio alcalde de Barcelona, Joan Clos, reconoció a primera hora de la mañana del 4 de febrero, después de visitar al agente herido, que resultó lesionado tras ser golpeado con una maceta. Clos, no obstante, rectificó horas más tarde y se adhirió a la versión policial.

En cuanto a las detenciones, Cáliz y López sostienen que se produjeron sobre las 6.30 horas y que, a las 10 horas, cuando la Policía Científica acudió a la zona, los servicios municipales ya habían limpiado, por lo que fue imposible realizar la inspección ocular y obtener pruebas. Así, no hay nada que permita inculparles.

Los procesados, además, han denunciado desde el primer momento los presuntos malos tratos, torturas y vejaciones que han sufrido por parte de la Guardia Urbana y de los Mossos d'Esquadra. Por el momento, la juez de Instrucción número 18 de Barcelona, encargada del caso, ha abierto diligencias para investigar los hechos.

Tras los altercados fueron detenidos otros seis jóvenes de entre 20 y 31 años, que quedaron en libertad provisional y que serán procesados por un presunto delito de atentado y varias faltas de lesiones.