9 de julio de 2020
26 de mayo de 2020

Alcaldes de Tarragona insisten en mejorar la comunicación y la alerta de las emergencias químicas

Destacan la necesidad de recuperar la confianza de la ciudadanía hacia el sector y los sistemas de emergencia

TARRAGONA, 26 May. (EUROPA PRESS) -

Los alcaldes de Tarragona, La Canonja, Vila-seca, Constantí y El Morell (Tarragona) han insistido en la necesidad de mejorar la comunicación y la información en la gestión de las emergencias químicas.

Lo han dicho este martes durante una sesión ordinaria de la comisión de estudio de la seguridad del sector de la petroquímica del Parlament, en la que también han destacado la necesidad de recuperar la confianza de la ciudadanía hacia la industria química y los sistemas de emergencia.

Han reclamado una gestión de las emergencias próxima al territorio y nuevos canales de comunicación, y, en general, que la información llegue más rápido y de forma más precisa para actuar lo antes posible.

En este sentido, han criticado retrasos tras el accidente del 14 de enero en la planta de Iqoxe en la petroquímica de La Canonja, que provocó la muerte de tres personas, ya que consideran que se tardó demasiado en saber lo que ocurría.

El alcalde de La Canonja, Roc Muñoz, ha reclamado asegurarse de que la persona que esté ante una emergencia entienda lo que pasa, y ha tachado de incomprensible que hasta 30 minutos más tarde de la explosión no se supiera en qué planta se había producido la explosión ni qué había pasado, según ha dicho: "Esto no se puede permitir".

SIRENAS

También ha constatado una falta de información del Cecat y, según él, la llegada de informaciones contradictorias, así como la no activación de las sirenas, y ha reclamado mecanismos complementarias para poder alertar a toda la población: "Las sirenas tenían que haber tocado, con esto solo estaríamos obviando el 80% de todo el problema que se produjo".

Todos los alcaldes han explicado que las sirenas no sonaron y que, a parte de activarlas, hay que acompañar su uso con una campaña de sensibilización y con otras herramientas de alerta, como la telefonía móvil.

El alcalde de El Morell, Eloi Calbet, ha insistido en formar a la población, como Muñoz, y ha asegurado, igual que el alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, que la comunicación falló: "Se tiene que mejorar la información, la institucional para informar y para poner en conocimiento una emergencia".

Calbet ha pedido que se deje participar al territorio más de lo que se les ha permitido y que se implique a los ayuntamientos en la gestión de las emergencias, además de facilitarles las herramientas para afrontar estas situaciones.

Ricomà ha destacado que hay que mejorar la comunicación, pero que la gestión de la emergencia "fue impecable", y Calbet ha destacado que hubo muchas cosas que se hicieron bien.

El alcalde de Constantí, Óscar Sánchez, ha criticado que los protocolos no se desarrollaron como era necesario y ha señalado que hubo una "descoordinación total", así como informaciones contradictorias, y el alcalde de Vila-seca, Pere Segur, ha constatado carencias en la información y la existencia de una mala coordinación.

GRUPOS PARLAMENTARIOS

El diputado de Cs Matías Alonso ha dicho que no hay suficiente autocrítica y que, aunque sea poco probable, las administraciones deben contemplar siempre la hipótesis más peligrosa: "Hay que mejorar los protocolos de análisis de riesgos".

Carles Castillo (PSC) ha advertido una fractura entre la petroquímica y la ciudadanía tras el accidente de Iqoxe y ha reclamado ponerse a trabajar para solucionar los graves problemas de comunicación que tuvieron lugar el día del accidente, en sus palabras.

La diputada de los comuns Yolanda López ha puesto de manifiesto la falta de comunicación, ha alertado de que los vecinos "han perdido la confianza" en los planes de seguridad y ha reclamado que las administraciones asuman sus responsabilidades.

Vidal Aragonès (CUP) ha preguntado por los planes de protección municipal y su homologación y ha reivindicado su importancia, mientras que el popular Alejandro Fernández ha constatado la necesidad de recuperar la confianza de la ciudadanía, y ha acusado a la Generalitat de quedarse la gestión del Plaseqcat y lanzar "la patata caliente" a los ayuntamientos cuando le conviene.

Raquel Sans (ERC) y Teresa Pallarès (JxCat) han reclamado recuperar la confianza de la ciudadanía: "Ha habido un cambio psicológico brutal respecto a la confianza que la población tiene hacia la industria química", según Pallarès.