25 de enero de 2020
  • Viernes, 24 de Enero
  • 31 de enero de 2008

    Alimentaria'08 prevé 155.000 visitantes y 5.000 expositores en una edición marcada por la subida de precios en el sector

    BARCELONA, 31 Ene. (EUROPA PRESS) -

    Alimentaria'08 prevé llegar a los 155.000 visitantes y 5.000 expositores en una edición que estará marcada por la subida de los precios del sector, que según sus organizadores no influirá en el número de empresas ni de profesionales. El certamen, que se celebrará entre el 10 y el 14 de marzo, ocupará 130.000 metros cuadrados, un 7% más respecto a la edición anterior, en los recintos de Gran Via y Montjuïc de Fira de Barcelona.

    De los 155.000 visitantes profesionales, la organización calcula que un 20% serán extranjeros de unos 150 países. De las empresas expositoras entre un 11% y un 12% tendrán su origen fuera de España, lo que supondrá la participación de cerca de 1.500 empresas extranjeras de 70 países. A nivel nacional, Alimentaria espera reunir el 85% de la industria de alimentación española.

    Por lo que se refiere al volumen de negocio, la edición de este año calcula generar unos 1.800 millones de euros de negocio inducido. Además, los profesionales y empresas que visitarán Barcelona durante estos cuatro días generarán unos 168 millones que se quedarán en la capital catalana.

    Uno de los objetivos de Alimentaria'08 es consolidar el certamen como punto de encuentro para los compradores latinoamericanos, para lo que cuenta con el apoyo de la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (Fiab). También cuenta con el apoyo de la Cámara de Comercio de Miami y la Ofcomes de Nueva York para introducirse en el mercado estadounidense y con las oficinas de la Amec en Shangai y las del Consorcio de Promoción Comercial de Catalunya (Copca) para su expansión en Japón y Shangai.

    El presidente de Alimentaria, Josep Lluís Bonet, aseguró que por procedencia, Francia e Italia figuran como los dos países con mayor presencia expositiva, y destacó la importancia de los salones Alimentaria Buenos Aires en Argentina, Alimentaria México y Alimentaria Lisboa como mecanismos para la internacionalización del sector.

    INTERNACIONALIZACIÓN Y SECTORIZACIÓN.

    Bonet insistió en la importancia de la internacionalización para la industria alimentaria e hizo hincapié en la necesidad de llegar a nuevos mercados y afianzar en los actuales, por lo que destacó las iniciativas que promueven las relaciones con países asiáticos o de Europa del Este.

    Otro de los factores fundamentales para el éxito de las compañías alimentarias es la sectorización, por lo que enfatizó el "acierto que supone para el salón" el distribuir los espacios del certamen en 15 salones sectoriales independientes, entre los que figura Intervin, Expobebidas, Intercarn o Restaurama, que en esta edición duplicará su superficie expositiva.

    Por otro lado, el presidente del salón Innoval, José Arcas, señaló la importancia de la innovación en la industria para la mejora de la eficiencia del sector. Por ello, insistió en que a pesar de que el 80% de las empresas alimentarias son pequeñas, "hay que incentivar la innovación para poder competir con los bajos precios de mano de obra de otros países".

    LA SOMBRA DE LA SUBIDA DE PRECIOS.

    A pesar de las buenas expectativas para esta edición, el secretario general de la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (Fiab), Jorge Jordana, advirtió de que "van a rodar cabezas" de empresas del sector debido a la subida de precios generalizadas.

    Según Jordana, la subida de precios del sector, provocada por los efectos colaterales de la subida del precio del petróleo --que ha hecho incrementar el precio de los cereales usados tanto para la producción de etanol como para su uso alimentario--, afectará al sector en los próximos meses, y "puede que en la próxima edición de Alimentaria falten muchas empresas afectadas por la crisis".

    Ante esta situación, el secretario general de la Fiab reclamó a los gobiernos que "muevan ficha" y que tomen medidas para contrarrestar esta situación, e insistió en que estas medidas tienen que llegar de la Unión Europea, cuya política "no ha favorecido" el desarrollo de las empresas agroalimentarias.

    Sobre las expectativas de las empresas alimentarias para 2007, las estimaciones de la Fiab señalan hacia una caída física de la demanda del 2,2% y una caída en el precio del 0,2% respecto a noviembre 2006, tendencia que se puede mantener hasta diciembre y cerrar 2007 con números negativos.