17 de octubre de 2019
21 de agosto de 2019

Aragonès sobre el cierre de caja: "No son recortes, porque esto sería un ajuste lineal"

Ve en el cierre de caja un gesto de "autoridad política" para que el Estado cumpla

Aragonès sobre el cierre de caja: "No son recortes, porque esto sería un ajuste lineal"
El vicepresidente de la Generalitat y conseller de Economía, Pere AragonèsEUROPA PRESS

BARCELONA, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de la Generalitat y conseller de Economía y Hacienda, Pere Aragonès, ha negado que el cierre de caja de la Generalitat equivalga a unos ajustes: "No son recortes, porque esto sería un ajuste lineal".

"Gastaremos 1.000 millones de euros más --este año respecto al anterior--; si gastamos 1.000 millones no son recortes, en todo caso son menos recursos de los que se podrían gastar", ha reseñado el vicepresidente de la Generalitat.

Lo ha dicho en respuesta a los grupos en comisión parlamentaria para dar cuenta de la orden publicada a primeros de agosto por la Generalitat para contener el gasto no comprometido y ajustar un 6% el gasto de las empresas públicas hasta final de año, con excepción de los servicios esenciales.

Ha considerado un gesto de autoridad política el cierre de caja de la Generalitat para evitar un desfase de las cuentas, y ha alegado: "Autoridad política para pedir al Estado que cumpla, porque nosotros hemos cumplido".

"Podríamos gastar más si el Gobierno central no retuviera los recursos", en concepto de adelantos y de IVA bloqueado, ha dicho Aragonès, que ha cuantificado la cifra en 1.317 millones de euros.

"No son recortes, lo que hay es una priorización de los recursos", ha insistido Aragonès, que ha recordado que la orden blinda el pago de nóminas, las prestaciones de renta garantizada de ciudadanía (RGC), las subvenciones en fase de estudio, el Síndic de Greuges, fondos finalistas como el agrario y prevención de incendios, entre otros.

En el ámbito sectorial, la orden no afectan a los programas de educación general y universitaria, ni la salud, programa de vivienda, atención a la dependencia, inmigración, igualdad, pobreza, atención a la infancia y adolescencia, políticas de empleo, apoyo a los ayuntamientos y prevención de los incendios, ha garantizado el conseller.

"TENSIONES DE TESORERÍA"

Aragonès ha argumentado que no ordenar el cierre de caja supondría "tensiones de tesorería y una desviación presupuestaria muy importante que llevaría a una intervención de las cuentas y aplicación del FLA".

"No hacerlo nos abocaría a un recorte lineal de gastos que no haremos", ha resaltado Aragonès, que ha reclamado modificar el objetivo de déficit del 0,1%, algo que ha dicho que está en manos del PSOE en un contexto en que se cuestiona el déficit 0 en el caso de algunos países como Alemania que apuestan por el crecimiento.

"A nosotros no nos gustan los objetivos de déficit, pero mientras estén batalleremos para que se cumplan", ha defendido Aragonès, que ha pedido pasar de los discursos de la estabilidad a la prosperidad.

Tras anunciar que llevarán a los tribunales al Ejecutivo central por el impago de adelantos, Aragonès ha subrayado que estos recursos "no son de libre disposición por parte del Gobierno central: no son una limosna".