20 de mayo de 2019
  • Domingo, 19 de Mayo
  • 6 de enero de 2008

    El Ayuntamiento de Barcelona no ve posible ahora un gran oratorio islámico en la ciudad

    "No hay una única comunidad musulmana, sino muchas de obediencias diferentes", alega el concejal de Derechos Civiles

    BARCELONA, 6 Ene. (EUROPA PRESS) -

    El Ayuntamiento de Barcelona no ve factible ahora construir un gran oratorio islámico en la ciudad, similar a la mezquita de grandes dimensiones de Madrid frente a la M-30, declaró a Europa Press el concejal de Derechos Civiles, Joaquim Mestre (ICV-EUiA).

    Precisamente, la construcción de un gran oratorio en Barcelona es una de las reivindicaciones que ha expresado en varias ocasiones el Consell Islàmic Cultural de Catalunya, órgano creado en el 2000 con sede en la capital catalana y que agrupa a parte de los imanes que residen en la comunidad.

    Mestre aseguró que la posición del Ayuntamiento se produce tras diagnosticar que "no hay una única comunidad musulmana en Barcelona, sino muchas de obediencias diferentes, al igual que no hay una sola comunidad cristiana" en la ciudad. Por ello, ve difícil construir un gran recinto que dé servicio a todos los fieles musulmanes dadas las diferencias entre ellos.

    Destacó que "hay una cierta organización de las comunidades por razones de la procedencia" de los fieles. Eso también se da al organizar las grandes celebraciones del calendario musulmán, entre ellas la 'fiesta del sacrificio', que conmemora un episodio de la Torah, la Biblia y el Corán, cuando Dios pidió a Abraham que inmolara a su hijo para comprobar su fidelidad, aunque finalmente sacrificó un cordero.

    LEY DE LUGARES DE CULTO.

    Sobre el borrador de la ley aprobado por la Generalitat sobre lugares de culto, que prevé que los entes locales reserven suelo calificado como equipamientos a los lugares de culto de las confesiones, dijo a nivel personal: "Entendiendo que el suelo público debe tener finalidades públicas y que hay separación entre administraciones públicas e instituciones religiosas, no veo por qué hay que facilitar suelo público a entidades para hacer cultos". Además, en la ciudad "el suelo público es escaso".

    "Los lugares de culto de cada confesión es un tema que debe resolver cada confesión", dijo Mestre, quien indicó que "cada comunidad debe buscar" los locales adecuados con la finalidad de lograr cumplir la normativa vigente, la que regula los locales de concurrencia pública.

    Mestre dijo que con la Iglesia Católica la situación es distinta, "no sólo por el arraigo histórico, sino porque tiene una situación de preferencia porque tiene firmado un Concordato con el Estado que fija obligaciones mutuas".

    Afirmó que, a día de hoy, con los locales de culto de los católicos y las denominaciones protestantes que llevan años con presencia en Barcelona --incluso más de un siglo--, no hay dificultades en cuanto al cumplimiento de la normativa vigente.

    Los incumplimientos "no son sólo un tema de los oratorios musulmanes", ya que también ocurre con otras comunidades, como las Iglesias Evangélicas de tendencia pentecostal que durante los últimos años han arraigado en Catalunya, especialmente en los barrios periféricos y entre la población de América Latina.

    DIVERSIDAD DEL ISLAM EN CATALUNYA.

    Esta tendencia de las comunidades musulmanas a organizarse por razones de procedencia geográfica la recoge el estudio 'Les altres religions. Minories religioses a Catalunya', dirigido por el catedrático de sociología de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) Joan Estruch, y que en 2004 publicó la Editorial Mediterrània.

    Dicho estudio pone de manifiesto que "el Islam no es monolítico, sino diverso", también en Catalunya, desde que en 1974 abriese el primer oratorio musulmán y que en 1981 lo hiciera el segundo.

    Por ello, indica que en Catalunya hay tres grandes 'grupos' de musulmanes: marroquíes, paquistaníes y subsaharianos --especialmente de Gambia y Senegal--. En las grandes ciudades --como Barcelona-- cuentan con distintos lugares de culto, pero comparten recinto en las pequeñas ciudades, donde sólo hay un oratorio.

    Además, en Catalunya también hay colectivos de conversos, población nacida en Catalunya que ha iniciado un proceso de conversión al Islam, y muchos de ellos se agrupan en torno a la Junta Islàmica Catalana, que abraza un Islam de tendencia liberal. Prueba de ello es que en los últimos años ha organizado eventos como dos congresos sobre feminismo islámico y otro sobre Islam y catalanismo.

    Además de la división por nacionalidades, hay diferencias entre el Islam suní, el chií, y los sufíes, conocidos como la 'vertiente mística' del Islam, y en Catalunya hay tres centros que los agrupan.

    Por otra parte, la Dirección General de Asuntos Religiosos de la Generalitat, que periódicamente hace un estudio sobre el número de lugares de culto, afirma que en la comarca del Barcelonès había registrados el año pasado 22 lugares de culto, frente a los 17 de 2004.