25 de mayo de 2019
  • Viernes, 24 de Mayo
  • 31 de julio de 2010

    La banda de ladrones del Puerto dio una paliza y amenazó de muerte a un trabajador

    BARCELONA, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La banda de ladrones que se dedicaba a robar contenedores del Puerto de Barcelona dio una paliza y amenazó de muerte a un trabajador de la empresa logística en cuyas instalaciones guardaban la mercancía robada, porque creían que les había sustraído un cargamento por valor de 600.000 euros.

    Según consta en el sumario del caso, al que ha tenido acceso Europa Press, el trabajador Whiston Javier C.A. denunció que el 25 de noviembre de 2009 un grupo de seis o siete personas, dos de ellas armadas con pistolas, le amenazaron y pegaron en un polígono de Cornellà de Llobregat.

    El trabajador supuestamente recibió una llamada de su jefe, Adolfo N.G., imputado en la causa, porque el almacén de la empresa había sufrido un robo. En este almacén la banda de ladrones dejaba a menudo la mercancía que robaba del Puerto, y hacía allí el cambio de los productos por arena o piedras, para luego devolver el contenedor en apariencia intacto.

    La orden de golpearle la dio, presuntamente, otro imputado en la causa, Jorge H.L., porque según ellos Whiston Javier C.A. era uno de las dos únicas personas que tenían llave del lugar, y después le amenazaron con matarle, si bien el agredido logró huir y refugiarse en una nave cercana.

    LA INVESTIGACIÓN PARTE DE DUBAI

    Según han explicado a Europa Press fuentes jurídicas, la investigación policial contra esta banda parte de la denuncia de una empresa aseguradora tras el robo de tres contenedores que llevaban productos de perfumería y cosmética, uno con 20.000 kilos de productos dirigido a Dubai, y otros dos con otros 20.000 kilos para Arabia Saudí.

    En el primer caso los clientes recibieron un contenedor con los precintos intactos pero llenos de arena y en el segundo, el contenedor llevaba bidones de agua en lugar de perfumes.

    Otros robos que propiciaron la investigación fueron la desaparición de dos contenedores con material informático de empresas ubicadas en la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) del Puerto de Barcelona, uno de ellos con 2.700 ordenadores valorados en 1,3 millones de euros.

    En la operación se detuvo a un sargento de la Guardia Civil, jefe de la Policía Judicial del Puerto, que facilitaba junto a otros trabajadores del puerto y de la terminal Tercat la evacuación de los contenedores sin levantar sospechas, a la vez que era quien señalaba los contenedores que tenían que sustraerse.

    A la trama le imputan los delitos de robo con fuerza, hurtos, robo y hurto de uso de vehículo, amenazas, falta de lesiones, infidelidad en la custodia de documentos y secretos, contrabando, delito contra la salud pública, falsificación de moneda y efectos timbrados, delitos contra la propiedad industrial, receptación, soborno, asociación ilícita y encubrimiento.

    De hecho, se les acusa de facilitar la entrada en Barcelona de contenedores con tabaco de contrabando, y al menos se ha constatado la entrada de un cargamento procedente de China de 550.000 cajetillas.

    En total, hay una treintena de implicados, entre los que se encuentran trabajadores del puerto, de alguna empresa logística, el sargento de la Guardia Civil y un guardia Urbano --que todavía no ha sido citado a declarar ante la juez--.

    También hay varios ciudadanos chinos relacionados con la trama delictiva, y al parecer queda por detener a uno que ejercía funciones relevantes dentro del grupo.