21 de marzo de 2019
  • Miércoles, 20 de Marzo
  • 24 de mayo de 2014

    Los Barcelona Gospel Messengers lanzan su segundo disco "enérgico" 'Go higher!'

    Los Barcelona Gospel Messengers lanzan su segundo disco "enérgico" 'Go higher!'
    JAVI AGUILAR/DISCMEDI

    BARCELONA, 24 May. (EUROPA PRESS) -

    Los Barcelona Gospel Messengers, herederos del programa televisivo 'Oh Happy Day', han lanzado al mercado su segundo álbum "enérgico" 'Go higher!' (Discmedi), que es una consolidación hacia la madurez.

    Según ha explicado a Europa Press el líder de la banda Ramón Escalé, este disco logra una sonoridad "muy propia y personal", que se aleja de la pretensión de sonar como un coro norteamericano, ha dicho.

    "Tenemos un sonido muy compacto con el que nos sentimos cómodos", ha comentado, a la vez que ha dicho que es un sonido parecido al de un directo, con mucha fuerza.

    Según sus palabras, la filosofía de este grupo es que "las cosas son importantes hasta cierto punto", de modo que mientras están en el escenario dejan atrás sus problemas para dar el cien por cien.

    24 SOLISTAS

    La banda cuenta con 24 solistas, algo que no ha impedido un trabajo rápido y fluido que ha culminado en tan sólo tres días en el estudio: "Somos mucho de directo y teníamos el repertorio muy rodado".

    Además, ha considerado que pasar más tiempo en el estudio suele restar naturalidad al disco, por lo que ellos son partidarios de "captar la primera toma".

    "Ser 24 por un lado es un caos", ha admitido Ecalé, ya que es difícil coordinar a todos los componentes de la banda, con sus respectivos trabajos, pero ha apuntado que gracias a la tecnología --Whatsapp y Google Docs-- siempre logran ponerse de acuerdo.

    Ha celebrado que, gracias a su paso por la televisión, el gospel haya superado los clichés de que cantar en un coro es una cosa aburrida y que se tiene que hacer quieto: "Un coro puede ser un espectáculo y mucha gente ni lo sabía".

    El álbum viaja más allá del gospel, con pinceladas de r&b, funk y pop, y ha sido grabado por David Casamitjana en el Espai Sonor Montoliu y masterizado en Abbey Road Studios de Londres por Alex Wharton.