20 de octubre de 2019
  • Sábado, 19 de Octubre
  • 15 de febrero de 2009

    Barcelona prepara un plan social para las prostitutas del Camp Nou y Glòries

    La crisis y la presión policial obliga a aumentar un 150% las ayudas

    BARCELONA, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

    El Ayuntamiento de Barcelona está analizando la prostitución en la zona del Camp Nou, la plaza Glòries, la calle Wellington y la Zona Franca, donde se vincula a la toxicomanía, para aplicar un plan social en la calle como ya hace en el barrio del Raval, según explicó hoy la concejal de Mujer y Juventud, Elsa Blasco.

    En una entrevista de Europa Press, Blasco concretó que por ahora se ha actuado básicamente en el Raval porque el Plan para el abordaje integral del trabajo sexual, que nació hace tres años con la denominada ordenanza del civismo, se creó para mejorar la relación "más conflictiva" que se daba en este barrio con los vecinos.

    El consistorio también ha realizado algunas prospecciones en La Rambla, donde se concentran prostitutas nigerianas. La concejal admitió que el aumento de la atención tendrá que ir acompañado de más recursos, ya que los actuales --dos educadoras, una psicóloga, una coordinadora y programas de reinserción y alojamiento-- sólo permiten trabajar en el Raval.

    Las prostitutas de este barrio se ven sometidas desde otoño a una presión de la Guardia Urbana que, sumada al descenso de clientes por la crisis, está motivando que cada vez sean más las que no pueden cubrir las necesidades básicas con la remuneración por su trabajo. Entidades de apoyo al colectivo dan ahora hasta un 150 por ciento más de ayudas económicas y el Ayuntamiento amplía recursos porque prevé que la situación empeore.

    "Estamos empezando a detectar muy claramente que la crisis les está afectando", afirmó Blasco. Las ayudas son para elementos de primera necesidad, según explicó a Europa Press Lourdes Perramon, de la entidad El Lloc de la Dona. Las mujeres necesitan dinero para comer, pagar el alquiler, productos de farmacia, comedor para los hijos y material escolar.

    A PETICIÓN DE LOS VECINOS

    Las entidades que trabajan en el Raval coinciden en que la presión policial empezó en octubre, cuando una redada terminó con una red de proxenetas. La concejal de Ciutat Vella, Itzíar González, aseguró a Europa Press que la Urbana actúa a petición de los vecinos, y que la presión coincide con un operativo continuo contra la venta de droga a pequeña escala.

    La concejal de Prevención, Seguridad y Movilidad, Assumpta Escarp, explicó que la Guardia Urbana mantiene una presencia "preventiva" en La Rambla y calles del Raval como Robadors, y que en algunos casos ha acompañado a las educadoras en su trabajo. "Están allí; y, si alguien incumple la ordenanza, multa", remachó.

    Ante las demandas de mediación por parte de las entidades, González explicó que el Distrito participará en unos diálogos para la convivencia que ha organizado la Fundació Tot Raval. Además, defendió flexibilizar en el barrio la distancia entre prostíbulos que fija la ordenanza de locales de pública concurrencia, que el Consistorio está revisando, para que las prostitutas que ejercen libremente dejen la calle.

    Clarisa Velocci, de la entidad Genera, advirtió de que las prostitutas "no pueden pasear ni hacer la compra" por el Raval, donde muchas viven. Explicó que la mayoría de las multas a prostitutas son por hacer caso omiso a los requerimientos de agentes de la Urbana para que se marchen. La entidad presentó 105 alegaciones contra las sanciones en 2008, 100 de las cuales desde octubre. En las primeras semanas de este año ya superan todo el año pasado.

    La edil Elsa Blasco reveló que las áreas de Mujer y Seguridad preparan un plan de formación para que los agentes traten sin prejuicios a las prostitutas, el colectivo "más estigmatizado". "Si no intervienen de forma correcta, los abordaremos", aseguró, y defendió la actuación policial contra las redes de proxenetismo, ya que así la situación en la calle mejora, aseguró.