21 de marzo de 2019
  • Miércoles, 20 de Marzo
  • 24 de septiembre de 2014

    Cae una red de estafadores a ancianos que vendían aparatos "falsos" para aliviar dolores

    BARCELONA, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

    Los Mossos d'Esquadra han detenido a una banda de 14 personas, siete hombres y siete mujeres, a las que acusan de 20 delitos de estafa consumada a personas mayores de toda Catalunya por vender "falsos" aparatos para curar enfermedades y aliviar dolores, ha informado la policía catalana.

    La estafa, que ascendía a 500.000 euros tras la venta de 208 máquinas supuestamente generadoras de biofrecuencia, afectaba mayoritariamente a personas de edad avanzada de toda Catalunya, y se empezó a producir en octubre de 2013.

    La Conselleria de Salud de la Generalitat ha informado que la máquina vendida con el nombre de 'Be Pro Life', con un coste para las víctimas de 1.500 euros si se compraba en metálico y casi el doble si se financiaba, no tiene finalidad terapéutica y solo sirve para hacer masajes a los pies.

    Los detenidos, que trabajaban en una empresa de venta de esta maquinaria en Castelldefels (Barcelona), contactaban con sus víctimas haciéndose pasar por empleados de centros de atención primaria (CAP), del Centro de Prevención de Ictus o del Colegio de Terapeutas de Barcelona, y les pedían sus datos referentes a su estado de salud y a la medicación que tomaban.

    Posteriormente, les alertaban de que recibirían la visita de un comercial en su casa que les haría una demostración de una máquina --por la que ellos pagaban 162 euros y la vendían por 300 en tienda-- para aligerar los dolores que sufrían.

    Las pesquisas empezaron en febrero cuando una comisaría de Sabadell denunció por un delito de estafa a la empresa donde trabajaban los detenidos --todos de nacionalidad española menos una persona de nacionalidad argentina--.

    En agosto, los Mossos recibieron 14 denuncias de personas que habrían comprado esta máquina para aliviar problemas de salud, y empezaron una investigación para cruzar datos disponibles en las diferentes comisarías catalanas, si bien también se han acreditado casos en otras comunidades autónomas como Aragón.