23 de enero de 2020
  • Miércoles, 22 de Enero
  • 6 de abril de 2010

    CDC ve una "cacicada" la imposición de Marín y alerta de una involución democrática

    BARCELONA, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

    El secretario general adjunto de CDC, Felip Puig, calificó hoy de "cacicada" la modificación de la ley para imponer a Enric Marín en la presidencia de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA), y alertó de la involución democrática que, a su juicio, se está produciendo en Catalunya.

    Lo advirtió en rueda de prensa tras el secretariado permanente de CDC, a falta de una semana para que el Parlament designe a Marín al frente de la CCMA en sustitución del Albert Sáez.

    La semana pasada, el Govern aprobó un decreto para modificar la ley de la CCMA y que se pueda aprobar el nombramiento de su presidente con mayoría absoluta y no con el aval de dos tercios de la Cámara catalana, tal y como establecía la normativa.

    Esta semana, el conseller de Cultura, Joan Manuel Tresserras, tiene previsto reunirse con el portavoz de CiU en el Parlament, Oriol Pujol, aunque la federación no confía en que salga ningún resultado del encuentro.

    "Iremos a escuchar las explicaciones surrealistas que nos dé tras el decreto ley por trámite de urgencia que realizaron, cuando no hay ninguna urgencia", sostuvo Puig, quien consideró que la medida obedece al nerviosismo del Govern ante el final de la legislatura y a un intento de querer someter a los medios de comunicación públicos a un mayor control.

    Reiteró así que la designación de Marín es una muestra de la "imposición autoritaria" que practica el Govern, lo que prueba, en su opinión, que en los últimos meses Catalunya sufre una involución democrática.

    Y es que, según Puig, estos "tics de autoritarismo suplen la debilidad" del Ejecutivo catalán, tras manifestar que el PSC, ERC e ICV-EUiA también vetaron todas las comparecencias parlamentarias planteadas por la oposición para debatir la nueva ley de la Sindicatura de Cuentas y la reforma del impuesto de Sucesiones.

    Se trata de "tristes episodios de baja calidad democrática, de renuncia a la participación, de precipitación legislativa y de clara involución democrática", dijo el dirigente de Convergència, lo que afecta a la pluralidad ideológica y al reconocimiento de la diversidad.

    Concretó también que el tripartito ha tramitado 91 leyes, de las que 63 se ha hecho por vía de urgencia y sólo 28 por trámite ordinario.

    "¿Este es el nuevo estilo del PSC?", preguntó Puig, quien restó toda credibilidad al nuevo equipo de campaña de la candidatura de José Montilla, que calificó como una operación de maquillaje.