23 de enero de 2020
15 de diciembre de 2019

Christian Guay-Poliquin apuesta por un relato de "supervivencia existencial" en su nueva novela

'El peso de la nieve' ahonda en los vínculos complejos que forjan las relaciones humanas

Christian Guay-Poliquin apuesta por un relato de "supervivencia existencial" en su nueva novela
El escritor canadiense Christian Guay-Poliquin ha presentado su segunda novela 'El peso de la nieve' - EUROPA PRESS

BARCELONA, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

El escritor canadiense Christian Guay-Poliquin vuelca en su segunda novela, 'El peso de la nieve' (Seix Barral), un relato de "supervivencia existencial" que muestra la pequeñez del ser humano ante el poderío de la naturaleza y los vínculos que forjan las relaciones humanas.

Mediante el uso de detalles que "evocan grandes cosas", el autor construye una ficción que bebe del 'thriller' y del misticismo con guiños a la mitología griega, que invierte clichés e invita al lector a sumergirse en una relación entre dos hombres encarcelados en la nieve, ha explicado en una entrevista de Europa Press.

El libro expone la historia de un joven que, tras sufrir un accidente de coche, es acogido por un hombre mayor que acepta hacerse cargo de él hasta que cese la furia de un invierno que los obligará a cooperar entre "la necesidad y la desconfianza".

"Va más allá de la supervivencia del cuerpo, son dos prisioneros de la nieve que tienen que sobrevivir en lo moral, en aquello que les hace humanos", ha explicado Guay-Poliquin que ha cosechado una decena de premios literarios en Canadá y ha sido traducido a 13 lenguas.

EL TERCER PROTAGONISTA, LA NIEVE

La nieve permite a los personajes ser seres humanos, una estrategia narrativa para encarcelarlos y conseguir un escenario de frío e invierno que es, según el autor, "el mejor pretexto para intimar" y desarrollar un vínculo entre ellos.

La descripción del estado de la nieve en el exterior de la cabaña es continua y Guay-Poliquin asegura que no es gratuita: cada detalle del exterior expone aquello que sucede entre los protagonistas "como un espejo deformado de fuera hacia dentro", se sirve de la nieve para mostrar el estado de su relación.

UNA NOVELA REPLETA DE REFERENCIAS

El autor ha comentado que hay que tener humildad con los grandes clásicos de la literatura y ha confesado que a él, como lector, le gustan las obras que le obligan a trabajar porque "escribir es aprender a no contar toda la historia".

De hecho, se considera un amante de los mitos griegos y en su 'thriller' los refiere porque, aunque lleven siglos escritos, Guay-Poliquin considera que prevalecerán con el paso del tiempo: "Es la literatura que nos sucederá".

La novela está influenciada por Dédalo y, pese a reescribirlo con un final diferente, "es un mito tan fuerte que su sentido no cambia", ha asegurado el autor, que también ha tejido una red de referencias bíblicas para reforzar el legado histórico de uno de los personajes.

Ha asegurado que le apasionan las ficciones postapocalípticas del fin del mundo y la novela también está inspirada en obras que le han conmovido como 'La carretera', del escritor americano Cormac McCarthy, y 'Quatre soldats', del francés Hubert Mingarelli.

Guay-Poliquin ha decretado que las novelas tienen que ser barcos de sentidos: "Una historia tiene que ser fuerte y que nos haga viajar, es por este motivo que somos lectores".