30 de mayo de 2020
22 de septiembre de 2008

Ciclistas acusan al Ayuntamiento de Barcelona de hacer pruebas en los nuevos carriles bici "sin saber"

BARCELONA, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

La asociación Amics de la Bici acusó hoy al Ayuntamiento de Barcelona de "hacer pruebas" en los nuevos carriles bici "sin saber" como funciona este medio de transporte, y reclamó que se eduque a los conductores de vehículos de motor, "que deben respetar a la bicicleta", así como cambiar el diseño de algunos aspectos de los nuevos carriles.

En declaraciones a Europa Press, el miembro de la entidad Albert Garcia criticó que el nuevo carril bidireccional de la calle Comte d'Urgell se ha hecho sin remodelar la calle, ya que el de bajada es "súper estrecho" y los ciclistas van "por encima de las cloacas y por la zona de recoger agua, que patina".

Además, criticó la solución adoptada por el Ayuntamiento en las intersecciones en que los ciclistas se pueden cruzar con algunos coches, donde el carril sigue la forma de chaflán como lo hace la acera para evitar incidencias con los vehículos.

Según Garcia, las bicicletas se desplazan "ágiles" y el coche "no podrá prever que entre los contenedores saldrá una bicicleta", por lo que la solución no es que el coche "no tenga ninguna sensación de que va la bicicleta", sino que el conductor "sepa de una vez que ha de respetar al más débil", dijo.

El miembro de Amics de la Bici pidió más seguridad en los desplazamientos en bicicleta, aunque precisó que ello "no quiere decir que tengas que ir peor que los coches", lo que se ha hecho en el carril de Urgell, donde "ahora van por la derecha, ahora a la izquierda, ahora por la acera".

En un comunicado, el Bicicleta Club de Catalunya (BACC) vio bien experimentar, pero también criticó la solución adoptada en las intersecciones, y reclamó puntos de Salida Avanzada Segura (SAS) en todas las calles que lo cruzan en sentido Tarragona para facilitar el giro a la izquierda, incluso aunque no tengan carril bici.

CARRIL EN LA ACERA POR OBRAS

El concejal de Movilidad, Francesc Narváez, explicó que el tramo entre las calles Mallorca y València del carril de Urgell estará al menos un año y medio marcado en la acera porque se necesita la calle para hacer las obras de un depósito pluvial.

En otro punto de Urgell, a la altura del Mercat de Sant Antoni, las bicicletas circulan por la calzada porque están a punto de empezar las obras de reforma del mercado, y la carpa provisional se instalará en la calle. Narváez defendió no habilitar el tramo, para no crear "una expectativa que al cabo de cuatro días no se producirá".

Respecto a las solución de las intersecciones, dijo que el Ayuntamiento no planea los carriles bici "para los súper expertos de la bicicleta", sino para "la inmensa mayoría de ciudadanos", algo que defendió porque "si no, habrá muchísima gente que no cogerá la bicicleta por miedo".

El alcalde, Jordi Hereu, recordó que el Ayuntamiento está construyendo 28 nuevos kilómetros que se suman a los 128 existentes, de los cuales ya se han terminado el de Urgell y tramos de las calles Consell de Cent, Nàpols y Sicília.

165.000 ABONADOS AL BÍCING

Hereu dijo que el sistema público de bicicletas, el Bícing, ya cuenta con 165.000 abonados, a los que se suman 250 al día, algo que ha contribuido a aumentar el uso de la bicicleta en la ciudad.

Recordó que ya se ha hecho la extensión de 6.000 bicicletas del Bícing y cerca de 400 estaciones, tras lo cual se están haciendo "muchas mejoras cualitativas", como en la logística del movimiento de bicicletas entre las paradas y sistemas de información.

Afirmó que ha mejorado el servicio en la franja del litoral, pero también debe mejorar "el aprovisionamiento de bicicletas en la zona alta de la ciudad", punto de origen "de muchos de los viajes que se hacen", según dijo.

Sin embargo, reiteró que no puede funcionar las 24 horas del día porque, como otros sistemas de transporte, "necesita un periodo de revisión".