23 de septiembre de 2020
30 de mayo de 2008

Círculo.- Mas condiciona un buen acuerdo de financiación a que el Estado aporte más recursos y limite la solidaridad

BARCELONA, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de CiU, Artur Mas, condicionó hoy un buen acuerdo de financiación autonómica a que el Estado aporte más recursos y ponga límites a la solidaridad sin romperla, para lo cual pidió la unidad política catalana en Catalunya, pero también en Madrid.

"Si hay dinero y hay disposición a pagar un cierto coste político, que es poner límites a esta solidaridad, sin romperla pero poniendo límites y techo, este acuerdo puede salir", aseguró Mas en un almuerzo-coloquio durante las Jornadas del Cincuentenario del Círculo de Economía.

Mas hizo hincapié en que el Estado debe "adelgazarse" para la negociación de la financiación si quiere cumplir el Estatut y también las demandas de otras autonomías. "Sin que el Estado ponga más dinero encima de la mesa no se podrá hacer, porque será la cuadratura del círculo", señaló.

Adelgazarse es precisamente lo que no hace el Estado --continuó-- cuando se va a gastar en los próximos meses 6.000 millones de euros en forma de deducción del IRPF. "Y nos dirán que no hay dinero", ironizó.

Además, advirtió al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de que si el Estado "se quiere quedar" con el 50% de los ingresos, "con la misma fuerza o con más legitimidad aún" los catalanes pueden pedir los recursos que les corresponden tras el "esfuerzo" que realiza Catalunya y de "cómo ha sido tratada" sobre financiación.

"¿Dónde está escrito que el Gobierno español debe tener el 50% de los ingresos? ¿Qué ley lo manda? ¿Qué Constitución lo establece?", se preguntó Mas, que aseguró que es una posición "puramente política" que debe ser discutida desde Catalunya de manera "férrea".

ACTUAR EN CLAVE CATALANA.

Luchar contra esta postura requiere unidad catalana, según Mas. Para él, "la credibilidad de todo este proceso o la fuerza de esta negociación en Madrid no es la misma si los diputados catalanes en Madrid actúan en clave catalana o en clave de subordinación a los partidos de ámbito estatal".

Concretamente, se refirió directamente a los 25 diputados del PSC, a quienes recordó que, sin ellos, el Gobierno de Zapatero está en minoría a menos que pacte con el PP. "Si estamos dispuestos a jugar fuerte todos juntos, podemos llevar la negociación hasta un camino en que el Gobierno no tenga más remedio que entrar", aseguró.

El presidente de CiU insistió en que la federación estará al lado del Govern, pero, a la vez, pedirá que esa "fuerza colectiva sea proyectada en Madrid" con el objetivo de defender que el Ejecutivo central "está obligado a cumplir unos pactos comprometidos en el Estatut".

Al hilo de este asunto, opinó que tanto PP como PSOE están esperando a la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre el Estatut para poder negociar en mejores condiciones los temas que afectan a Catalunya.

Según él, los populares desean que la sentencia anule artículos "para poder decir que tenían razón", mientras que los socialistas, sin anular artículos, quieren que haya una interpretación "muy a la baja" para negociar "en condiciones mucho más favorables y mucho más duras".

PIDE SERENIDAD.

Mas estuvo arropado por el ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol, el portavoz de CiU en el Senado, Jordi Vilajoana, y el diputado de la federación en el Parlament Antoni Fernández Teixidó.

Ante unos 350 empresarios catalanes, abogó por analizar la actual situación económica con la mayor "serenidad" posible, y remarcó que, aunque hay factores que no dependen de los catalanes ni de los españoles, sí hay otros que pueden modificarse.

En concreto se refirió al "brutal" déficit comercial de España, a la gran inflación y a la poca capacidad de ahorro de la economía. "En los últimos años, no se han hecho las cosas como se deberían haber hecho, ni por parte de las instituciones catalanas ni del conjunto de España", concluyó.