17 de junio de 2019
23 de mayo de 2014

La confianza empresarial en Terrassa aumenta más de 17 puntos en un año según la Cámara

TERRASSA (BARCELONA), 23 May. (EUROPA PRESS) -

El valor del índice de confianza de los empresarios de Terrassa ha aumentado 17,2 puntos entre este primer trimestre (-1,5) y el mismo periodo del año anterior (-18,7), aunque se mantiene en valores negativos, gracias a la mejora de la percepción de la marcha de los negocios y de las expectativas, según un informe de coyuntura económica de la Cámara de Comercio de Terrassa sobre los tres primeros meses de este 2014.

Según el estudio, que parte de una encuesta a 433 empresas de 12 municipios sobre un total de 21.625, las empresas que tienen una visión negativa de la evolución de los negocios suponen el 27,1%, 11 puntos menos que en el mismo trimestre del año pasado, y las que tienen una percepción positiva han aumentado 10,6 puntos, hasta el 21,1%.

Por sectores de actividad, el industrial mejora el indicador, que ha pasado del 17,4 del último trimestre de 2013 al 4,7 de este primer trimestre, y con la excepción de los ámbitos alimentario y químico; el de la construcción ha pasado de los -22,3 a los -34 puntos; el del comercio ha vuelto a valores negativos (-11) desde los 4,8 puntos del trimestre anterior, y los servicios alcanzan un valor positivo de 0,5 puntos, el primero desde el segundo semestre de 2007.

Las expectativas para este segundo trimestre alcanzan los 2 puntos para el conjunto de actividades económicas, la primera cifra positiva desde el tercer trimestre de 2011 (0,9 puntos), y aunque "sería precipitado hablar de recuperación económica", los indicadores y las perspectivas dejan entrever una cierta mejora, sobre todo en los sectores de servicios y comercio, y la ocupación puede alcanzar los 0,2 puntos en su conjunto, 6,2 más con respecto a los tres primeros meses del año.

El grado de utilización de la capacidad productiva --que se prevé igual para el segundo trimestre-- es de un 65% de media, 0,3 puntos menos con respecto al trimestre anterior, y la flexibilidad de horarios es la principal medida aplicada para facilitar la conciliación entre la vida laboral y familiar, mientras que la mayoría de compañías cree que la adopción del horario europeo puede aumentar la productividad.