28 de enero de 2021
27 de junio de 2006

El conseller Baltasar confía en que la Ley del Derecho a la Vivienda se apruebe el próximo julio en el Parlament

BARCELONA, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Medio Ambiente y Vivienda de la Generalitat, Francesc Baltasar, se mostró confiado en que el proyecto de Ley de Derecho a la Vivienda, diseñado por el Ejecutivo catalán, pueda aprobarse el próximo mes de julio en el Parlament, antes de acabar el periodo de sesiones.

Durante la clausura de unas jornadas sobre vivienda, organizadas por la Generalitat y la Universitat de Barcelona (UB), Baltasar destacó que las políticas de viviendas, antes del diseño de este proyecto de ley, "eran asistenciales, mientras que ahora son esenciales".

Ante un auditorio formado por representantes de 46 municipios, el conseller insistió en la necesidad de "tener una relación estrecha con los ayuntamientos y de concertar proyectos con el sector privado y con los promotores del área de la construcción".

Las declaraciones del conseller Baltasar en cuanto a la aprobación de la ley, que la Generalitat ha pedido que se tramite por vía de urgencia, son más bien optimistas, ya que los grupos parlamentarios de CiU y PP ya han anunciado que mantienen las enmiendas a la totalidad ante el proyecto.

El pasado mes de mayo, en su primera comparecencia ante la Comisión de Política Territorial y Medio Ambiente del Parlament, Baltasar ya hizo un llamamiento a CiU, ERC y PP para buscar el "consenso" necesario y poder aprobar la Ley del Derecho a la Vivienda antes de acabar la legislatura.

Esta normativa persigue potenciar la incorporación al mercado, preferentemente de alquiler, de las viviendas vacías o desocupadas, crear un registro de solicitantes de vivienda de protección oficial, así como ayudar a que los propietarios conserven y rehabiliten sus fincas, con la posibilidad, en casos extremos, de expropiación.

TRILLA: "FALTA TIEMPO Y ESFUERZOS".

Durante la inauguración de las jornadas sobre vivienda, la secretaria general de Vivienda de la Generalitat, Carme Trilla, no se mostró tan confiada como el conseller Baltasar y señaló que para la aplicación del actual proyecto de ley, aprobado por el Consell Executiu el pasado 25 de abril, "falta tiempo y esfuerzos".

El Ejecutivo catalán se ha encontrado con "dificultades extraordinarias, desde el punto de vista social, jurídico, administrativo y también político", lo que "ha hecho que ciertas políticas quedaran a medio hacer, como es el caso de esta ley", apuntó.

"Hay ciertas dudas de que llegue con éxito", aseguró Trilla, quien mostró su agradecimiento a los colegios profesionales de API, registradores y notarios, así como de la Cámara de Contratistas, por el trabajo realizado a la hora de elaborar el proyecto de ley.

En este sentido, les reclamó su implicación para que la normativa pueda salir adelante, aunque sea en la siguiente legislatura. "Ayuden aunque sea a poner una semilla, para que ésta pueda germinar en los meses que nos vienen después", aseguró.

La diputada de ICV-EA en el Parlament y ponente de la Ley del Derecho a la Vivienda, Dolors Clavell, reconoció "cierta tristeza" por el hecho de que "un instrumento tan indispensable para afrontar el problema de la vivienda" en Catalunya "se intente aparcar durante esta legislatura".

Clavell defendió la necesidad de aplicar esta normativa, que se ha elaborado "partiendo de la realidad que las políticas en materia de vivienda aplicadas en España y Catalunya fueron un fracaso", en alusión a la acción del anterior Gobierno de CiU, ya que "se buscaba sólo garantizar la estabilidad del sector inmobiliario".

Desde el tripartito catalán, "se intentó modificar esta situación a través de esta ley", que pretende "incrementar y prestigiar la vivienda protegida" y buscar "distintas fórmulas para crear parques de vivienda específica de precios controlados", bajo "el liderazgo de la propia Generalitat", añadió.

ICV Y PSC SE MUESTRAN POCO OPTIMISTAS.

La diputada ecosocialista aseguró que "en esta legislatura, las resistencias habrán podido con la voluntad de sacar adelante" la ley, pero "nos nos olvidamos, la hacemos nuestra y pedimos la implicación de todos los agentes".

"A veces creo que en este país puede que falten años para poder aplicarla, pero en todo ello existe una incertidumbre", aseguro Clavell, en clara alusión al escenario que se abre a partir del próximo otoño, con la convocatoria de elecciones anticipadas en Catalunya.

Por su parte, el diputado socialista en el Parlament Roberto Labandera reconoció que "los plazos parlamentarios son los que son" y se mostró confiado en que "si no se puede aprobar la ley en esta legislatura", cuando se reinicie la actividad parlamentaria, tras los comicios, ésta "pueda hacerse con esta iniciativa".