22 de abril de 2019
  • Domingo, 21 de Abril
  • 9 de marzo de 2014

    La Cooperativa de L'Aldea quiere doblar ventas y facturar cinco millones en 2018

    Cerró 2013 con unas ventas de 2,3 millones y unas pérdidas de 300.000 euros

    La Cooperativa de L'Aldea quiere doblar ventas y facturar cinco millones en 2018
    EUROPA PRESS

    TARRAGONA, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

    La Cooperativa de L'Aldea se ha marcado como objetivo doblar su facturación actual, que ascendió a 2,3 millones de euros en 2013, y alcanzar los cinco millones en los próximos cuatro o cinco años para asegurar la viabilidad de la entidad, que se ha visto mermada desde la quiebra de la sección de crédito a finales de 2011 y por la gestión del antiguo equipo.

    En declaraciones a Europa Press, el nuevo gerente de la Cooperativa, Joaquim Segura, ha explicado que la entidad ha logrado reducir las pérdidas a la mitad, hasta los 300.000 euros, gracias a ajustes de personal fijo-discontinuo y a rebajas salariales, con lo que los costes de personal se han rebajado un 30%.

    "Los 2,3 millones de ventas del año pasado suponen un primer paso, aunque todavía quedan muchos para tirar adelante la Cooperativa", ha destacado Segura, que ha añadido que los resultados han sido fruto de un gran esfuerzo en la gestión de la entidad.

    Segura, que ocupa su puesto desde octubre del año pasado, asumió el cargo con el reto de aumentar el volumen de frutas y hortalizas que comercializa la Cooperativa de L'Aldea y el objetivo de producir 7,5 millones de kilogramos anuales para garantizar su viabilidad.

    "Cada día tenemos más agricultores", ha sostenido, y ha afirmado que en los últimos meses se ha incorporado una docena, aunque ha admitido que se trata de un camino largo porque es necesario recuperar la confianza perdida en los últimos tiempos tras la quiebra de la sección de crédito, absolutamente disuelta.

    DILIGENCIAS

    La Cooperativa de L'Aldea continúa a la espera de que se resuelva el recurso presentado por el exgerente Daniel Ferré, imputado en el caso, contra el informe de la administración concursal, para presentar el convenio de impositores.

    "Nos gustaría que se solucionara lo antes posible porque es el principal obstáculo que tenemos para tirar adelante", ha señalado Segura, ya que mientras la entidad persista en su situación de concurso de acreedores no puede acceder a líneas de crédito o subvenciones.

    El gerente desconoce cuándo se podrán devolver a los impositores los ahorros tras la quiebra de la sección de crédito, unos 4,3 millones de euros pertenecientes a 320 impositores, aunque ha advertido de que será en el "medio o largo plazo".

    También continúan en el Juzgado 1 de Tortosa la instrucción de las diligencias previas donde están imputados, además de Ferré, el exdirector general de Política Financiera de la Generalitat Ferran Sicart, los inspectores Pau Benito y Ramon Cortacans, el expresidente de la Cooperativa Fernando Falcó, el extesorero Lluís Gilabert, el exsecretario Joan Benito, el exdirector de la sección de crédito Enric Sabaté, y los hijos y el cuñado del exgerente por irregularidades contables.

    Asimismo, la Cooperativa presentó una querella contra Ferré por los presuntos delitos de administración desleal, apropiación indebida y falsedad en balances, cuentas e informes.

    El consejo rector de la cooperativa destituyó el 25 de enero de 2012 a Ferré, ya que la entidad, presidida entonces por Falcó, le culpó de una mala programación en unas inversiones en terrenos, invernaderos y sistemas de riego que originó los problemas de liquidez.

    Cuando Montserrat Llosa se hizo con la presidencia de la entidad en sustitución de Falcó ya anunció medidas contra Ferré, a quien se le embargaron bienes por 1,6 millones de euros, y también se le interpuso una demanda por retirar 160.000 euros de la sección de crédito.