15 de noviembre de 2019
  • Jueves, 14 de Noviembre
  • 2 de julio de 2019

    Csif alerta de dos agresiones de un interno a dos funcionarios de la cárcel de Lleida

    La Conselleria de Justicia asegura que los trabajadores han sido atendidos por la mutua

    LLEIDA, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (Csif) ha hecho público este martes que dos funcionarios de prisiones del Centre Penitenciari de Ponent, en Lleida, han sido agredidos por un mismo interno, y han necesitado de atención médica.

    El sindicato ha asegurado en un comunicado que el interno, de 19 años, ha agredido este martes a un funcionario del Departamento Especial de Régimen Cerrado al que ha causado lesiones en la cabeza y en la mano necesitando asistencia médica y que el domingo, el mismo preso le fracturó la nariz de un cabezazo a un jefe de unidad cuando procedía a llevarlo a internamiento para cumplir sanción por otro incidente que había causado dentro del centro.

    "Este interno, peligroso y muy violento, está cumpliendo condena en el Centre Penitenciari de Ponent de dos años y tres meses por robo con lesiones", señala Csif.

    La Conselleria de Justicia ha informado a Europa Press de que el preso el domingo causó lesiones en la nariz a un funcionario que fue atendido por la mutua y que este martes ha intentado agredir a otro funcionario que al esquivar el golpe se cayó al suelo y se lesionó el tobillo, por lo que también ha sido atendido por la mutua.

    El interno que ha provocado las dos lesiones, según la Conselleria de Justicia, está en aislamiento preventivo.

    Csif denuncia que "el Departamento Especial de Lleida concentra, inexplicablemente, la misma cantidad de presos peligrosos que los centros más nuevos o reestructurados como Quatre Camins o Brians 2 y considera que "no hay ningún tipo de comparación posible entre el DERT de Ponent y los centros de nueva generación".

    El Centro Penitenciario de Ponent registró 12 agresiones durante 2018, según Csif, que lleva alertando desde hace años de la carencia de seguridad pasiva y de inversión, la falta de personal, el envejecimiento de la plantilla y el aumento de presos con brotes psiquiátricos.

    El sindicato reclama la necesidad de proteger la figura del funcionario de prisiones con la consideración de agente de la autoridad y considera que "es inadmisible que los funcionarios de prisiones tengan que sufrir las consecuencias de los responsables políticos que han sido incapaces de dotar de los medios económicos y humanos adecuados a los Servicios Penitenciarios catalanes".

    "En otros cuerpos como Agentes Rurales, Bomberos o Mossos d'Esquadra se han obtenido mejoras, parece que la excusa de no tener presupuestos es solo para Servicios Penitenciarios", asegura Csif.