23 de septiembre de 2019
  • Domingo, 22 de Septiembre
  • 26 de febrero de 2018

    El hombre de 60 años detenido por el doble crimen fue condenado por matar a su mujer en 1997

    365306.1.644.368.20180226093523
    Vídeo de la noticia

       GIRONA, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

    Detenido el hijo del presunto autor del crimen de Susqueda 

    Los Mossos d'Esquadra han detenido este lunes por la mañana al presunto autor del doble homicidio del pantano de Susqueda, que ya fue condenado por matar a su mujer en 1997 y tras cumplir condena se fue unos años a vivir al extranjero, han informado a Europa Press fuentes cercanas al caso.

    La detención de este hombre, Jordi M.G., de 60 años y vecino de Anglès (Girona), se ha hecho en la comisaría de Santa Coloma de Farners (Girona) después de la investigación iniciada tras la denuncia por la desaparición de los jóvenes.

    Además, el presunto autor del doble crimen cazaba y pescaba en la zona y conocía el área, han explicado a Europa Press fuentes conocedoras.

    CONDENADO A 15 AÑOS POR MATAR A SU MUJER

    El sospechoso fue condenado por la Audiencia de Girona en el año 2000 a 15 años de prisión por el asesinato de su exmujer en Anglès (Girona) en 1997.

    Jordi M.G. fue juzgado por un jurado popular que le consideró culpable de asesinar a su exmujer la tarde del 4 de diciembre de 1997 con una escopeta de caza semiautomática marca Browning en la calle Ter de Anglès, según la sentencia recogida por Europa Press.

    Según los hechos probados en el juicio, Jordi M.G. esperó escondido en su coche a que su exmujer, con la que se había casado en 1979 y separado a finales de abril del 1997, pasara por esa calle y al verla salió rápidamente, la llamó por su nombre y le disparó.

    La escopeta estaba cargada con tres cartuchos, dos de ellos de la bala que se usa en la caza del jabalí, y el condenado le descerrajó esta munición en el costado izquierdo del cuerpo, y cuando cayó al suelo, recargó el arma y la remató por la espalda.

    La pareja había contraído matrimonio en 1979 y tenía dos hijos, y se separaron por el deterioro de la relación conyugal a finales de abril de 1997, unos meses antes del asesinato.

    El tribunal, a la hora de dictar sentencia, tuvo en cuenta que Jordi M.G. padecía un trastorno ansioso depresivo desde hacía unos años y estaba bajo tratamiento psiquiátrico y que padecía un estado de ansiedad porque su esposa no quería volver con él, según consta en la sentencia.

    Jordi M.G., que fue detenido después de los hechos, reconoció su autoría y relató a los investigadores de manera amplia y detallada todos los antecedentes del caso. Según se informó en su día, la víctima había presentado dos meses antes de su muerte una denuncia ante los Mossos afirmando que su marido la había amenazado de muerte si no volvía con él.

    Fue condenado en el año 2000 a 15 años de prisión, cuando ya llevaba unos dos años en prisión preventiva, y después cumplió condena en prisión hasta 2009, cuando salió en libertad condicional.

    La libertad definitiva le fue concedida a finales de 2012, según las fuentes consultadas, tras pasar unos 12 años encarcelado --sumando el tiempo que pasó en prisión provisional y por condena firme--.

    Tras salir en libertad, en abril del 2013 Jordi M.G. se volvió a casar con una mujer de nacionalidad colombiana, y pasó un tiempo en ese país, aunque regresó a Anglès (Girona) hace dos o tres años, según varias fuentes consultadas.

    NO TENÍA VÍNCULOS CON LAS VÍCTIMAS NI SU ENTORNO

    Por otro lado, los Mossos descartan que el detenido conociera o tuviera vínculos con las dos víctimas ni sus familias o amigos, y no tienen "ninguna duda de la autoría".

    En declaraciones a los medios, el jefe de la División de Investigación Criminal (DIC) de los Mossos d'Esquadra, Toni Rodríguez, ha resaltado: "No hay ni solo dato, indicio o sospecha que vincule los hechos con las familias ni el entorno de amistades de las víctimas".

    Ha informado este lunes desde Santa Coloma de Farners (Girona), donde ha sido detenido Jordi M.G., y ahora están trabajando en "la reconstrucción más profunda de los hechos".

    Rodríguez ha lamentado que durante este tiempo de investigaciones haya habido "opinadores con opiniones que hablaban de motivos diversos del entorno de la familia que eran del todo desafortunados".

    Ha explicado que desde un principio los investigadores trabajaron con dos premisas: que no había ninguna relación del entorno de la familia y el núcleo de amistades con la desaparición y que ésta no había sido voluntaria, por lo que tomó las riendas del caso la Unidad central de desaparecidos de la DIC en colaboración con la comisaría de Santa Coloma de Farners.

    El investigador ha confirmado que el detenido tiene antecedentes por asesinato y que la detención se ha producido de común acuerdo con la Fiscalía y Juzgado 2 de Santa Coloma de Farners "en el mejor momento para hacerlo"

    No ha descartado que puedan practicar más detenciones aunque ha puntualizado que no está en sus previsiones y que sería en caso de que ocurriera "algo imprevisto". No obstante, posteriormente se ha producido la detención de su hijo.

    Rodríguez ha explicado que han sido seis meses "de intensa y durísima investigación" y que las pesquisas han sido muy laboriosas y complicadas.

    HABÍA REGRESADO AL PUEBLO HACE DOS O TRES AÑOS

    En declaraciones a Europa Press, la alcaldesa de Anglès ha explicado que Jordi M.G. había regresado al municipio hacía dos o tres años y que se dedicaba a cuidar a un tío suyo de avanzada edad.

    "Estaba muy encerrado sobre sí mismo, lo que nos hacía pensar que tras la condena se había reintegrado", ha explicado la alcaldesa de este municipio de casi 5.500 vecinos.

    Desde su regreso, no había tenido importantes incidentes en la localidad, aunque había tenido alguna pelea con algún vecino y una vez, al ponerle una multa de tráfico, había ido a quejarse a la policía.

    Desset ha expresado que la noticia de la detención ha causado mucha sorpresa en el municipio: "Si realmente es él el autor del crimen será positivo para la ciudadanía porque se sentirán más seguros".

    La alcaldesa, que ha loado el trabajo de los investigadores de los Mossos d'Esquadra, ha lamentado, no obstante, que si se confirma que fue este vecino quien mató a los jóvenes será negativo para el nombre del pueblo.

    DESAPARECIERON CUANDO PRACTICABAN KAYAK

    Los jóvenes desaparecieron el 24 de agosto, cuando habían ido a practicar kayak al pantano, y fueron hallados en el mismo lugar un mes después.

    Los investigadores confirmaron posteriormente que los cadáveres correspondían a Paula M.P., de 21 años y vecina de Cabrils (Barcelona), y Marc H.L., de 23, de Arenys de Munt (Barcelona), y que fueron víctimas de un crimen.

    Fueron encontrados desnudos, y con signos evidentes de violencia, y aparecieron un mes después de su desaparición por el proceso de descomposición de los cuerpos --que hace que se llenen de gas-- facilitando que salieran a la superficie, además de que había bajado el caudal del pantano.

    El titular del Juzgado 2 de Santa Coloma de Farners asumió la instrucción del caso y decretó el secreto de las actuaciones.

    LOCALIZADOS UN MES DESPUÉS

    El hallazgo lo hizo la unidad subacuática de los Mossos, que localizó a los dos cadáveres en la superficie del pantano, ella flotando y él en la orilla, después de que el 1 de septiembre un perro detectara un rastro de los jóvenes.

    Desde el 26 de agosto de 2017, la policía catalana estaba buscando a los dos jóvenes, que fueron a practicar kayak ese fin de semana y de los que su familia no tenía noticia desde el día 24.

    El pantano fue rastreado desde entonces en varias ocasiones por los buceadores de los Mossos d'Esquadra, los Bomberos de la Generalitat y la Guardia Civil sin éxito, y los Mossos mantuvieron un dispositivo que buscaba tanto en el agua como en la zona por tierra.

    El lunes 28 de agosto se había localizado el Opel Zafira en que viajaba la pareja con toda su documentación, enseres y varios escritos, así como el kayak desinflado, donde había varias piedras, el domingo 27.

    Los jóvenes fueron vistos por sus familias por última vez el jueves 24 de agosto, y la última imagen que se tiene de ellos es una captura de un cajero automático de La Cellera de Ter (Girona) que fue difundida por Mossos en su Twitter.