17 de octubre de 2019
17 de junio de 2014

Diego confía en Felipe VI pero cree que es Catalunya quien debe resolver el proceso

Diego confía en Felipe VI pero cree que es Catalunya quien debe resolver el proceso
EUROPA PRESS

MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Cantabria, Ignacio Diego, ha mostrado este martes su confianza en el futuro rey Felipe VI y las aportaciones que pueda hacer al Estado y, entre otros, al proceso soberanista catalán, aunque ha subrayado que esta cuestión debe resolverse desde la propia comunidad autónoma.

En un Desayuno Informativo de Europa Press, Diego ha expresado su reconocimiento a Don Juan Carlos por sus aportaciones de "estabilidad y progreso social" a España durante los últimos 39 años y considera justo que los españoles le trasladen su respeto una vez que ha anunciado su abdicación.

Pero además, ha expresado su convencimiento en el "buen hacer y continuidad de la estabilidad" que representará Felipe VI gracias a su "excelente preparación y formación". Esto le lleva a tener la "convicción" de que será un rey "respetado por una gran mayoría".

Diego confía en que el aún Príncipe de Asturias pueda hacer "alguna aportación" a las tensiones con Catalunya, aunque ha recurrido al refranero español para recordar que "dos no riñen si uno no quiere". "El problema catalán sólo lo pueden resolver los catalanes", ha subrayado

A su juicio, en todas las regiones españolas hay un "legítimo doble sentimiento" entre el territorio y el país, pero que se ha acentuado en Catalunya como consecuencia de los gobiernos tripartitos liderados por el PSC entre 2003 y 2010. "Un error que es relativamente reciente", ha lamentado.

CONTRARIO A UNA REFORMA CONSTITUCIONAL

Y así, aunque ha reconocido que son muchos los factores, ha insistido en que "el problema de Catalunya debe resolverse desde Catalunya".

"Desde fuera de Catalunya creo que son muy pocas las aportaciones que hacer", ha reiterado para rechazar a continuación la idea de que la comunidad, separada de España, será más rica. "Eso no es cierto, ambos seremos más pobres", ha reconocido.

Por ello, tampoco considera que la solución pueda llegar a través de una reforma de la Constitución, que ha defendido que siempre debe ponerse en marcha teniendo claro "por qué y para qué".

A su juicio, si en estas dos cuestiones no hay un consenso "suficiente", es mejor no iniciar "experimentos" que son "especialmente sensibles y delicados para la estabilidad de España".