3 de marzo de 2021
23 de enero de 2021

El director del ICGC defiende "monitorizar el territorio" para prever el efecto de las catástrofes

El director del ICGC defiende "monitorizar el territorio" para prever el efecto de las catástrofes
Los directores del Observatorio del Ebre, David Altadill (izda.) y del ICGC, Jaume Massó (drcha.) firman un convenio para mantener estaciones sísmicas, el 7 de octubre de 2020. - GOVERN - ARCHIVO

   Jaume Massó reivindica invertir en estudios geológicos y cartográficos ante sucesos como 'Filomena'

   BARCELONA, 23 (EUROPA PRESS)

   El director del Institut Cartogràfic i Geològic de Catalunya (ICGC), Jaume Massó, ha defendido la importancia de "monitorizar el territorio" para prever y paliar el efecto que tienen catástrofes como el temporal 'Filomena' o la borrasca 'Gloria', de la que se cumple un año.

   "Prever siempre es más barato que arreglar", ha sostenido Massó en una entrevista de Europa Press, en la que ha reivindicado invertir en estudios geológicos y cartográficos como los que realiza continuamente el ICGC, vinculados o no a catástrofes naturales.

   Geógrafo de profesión, Massó ha recordado que sucesos como el 'Filomena' serán cada vez más frecuentes a causa del cambio climático, y que la solución pasa por la sostenibilidad y el conocimiento, también económicamente: "Para gestionar bien los recursos necesitamos datos".

   Por ello, ha defendido la necesidad de estudiar y hacer modelos de las dinámicas del suelo, el litoral, las vertientes o los ríos, y de hacerlos continuamente, dado que la frecuencia y virulencia de algunas catástrofes recientes no tienen precedentes.

   "Las tormentas se han producido siempre, pero con una temporalidad diferente; ahora se han intensificado en el tiempo", ha indicado Massó que ha añadido que, aunque la naturaleza es cambiante 'per se', la acción del hombre lo ha acelerado.

   EL CASO DEL DELTA DE L'EBRE (TARRAGONA)

   Además de realizar mapas y estudios sobre los usos del suelo, la topografía o los acuíferos --entre otros--, y de su papel en el planteamiento territorial y urbanístico, el ICGC actúa ante catástrofes como seísmos, avalanchas, hundimientos o inundaciones.

   Es el caso del Delta del Ebre (Tarragona), que sufrió especialmente los efectos de las borrascas 'Filomena' o 'Gloria', dejando ésta última anegadas 2.300 hectáreas de arrozales y haciendo que el mar entrara hasta tres kilómetros tierra adentro.

   "El Delta está en regresión desde hace años, lo único que hacen los temporales es ponerlo de manifiesto", ha sostenido Massó, que ha recordado que el ICGC ha estudiado los efectos de ambas borrascas en la zona y ha habilitado herramientas interactivas para su consulta.