16 de octubre de 2019
27 de febrero de 2018

Estudiantes presentan una queja al Síndic de la UAB por "persecución política y sindical"

La UAB niega la identificación de estudiantes y resalta que cumple en protección de datos

Estudiantes presentan una queja al Síndic de la UAB por "persecución política y sindical"
EUROPA PRESS

CERDANYOLA DEL VALLÈS (BARCELONA), 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

Miembros de Alerta Solidària, el colectivo Som 27 i més, la Plataforma Antifeixista de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y el Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans de la UAB (Sepc-UAB) han presentado este martes una queja ante el Síndic de la universidad por "persecución pública y sindical".

El miembro del Sepc-UAB, David Tubau, ha asegurado que la universidad ha hecho "listas negras para hacer persecución política y sindical", en base a imágenes recogidas por las cámaras de seguridad de la UAB, identificando caras y personas en diversas actividades y actos organizados en el campus en los últimos cinco años.

Tubau ha precisado que se ha entregado material visual a los Mossos que sirven para "tener un cierto perfil criminal" en cinco casos, cuatro de los cuales están judicializados --uno es la ocupación del rectorado en 2013, otro un hurto, coacción y ultraje a la bandera y coacciones, amenazas y organización criminal, aunque sin escrito de acusación--.

En este sentido, ha recordado que las grabaciones entregadas a la policía son de actos festivos, lúdicos y de actividades organizadas por estos colectivos y que "los mismos Mossos han certificado que acabaron sin incidentes".

Ha señalado directamente a la que fue vicerrectora de Estudiantes Sílvia Carrasco como la responsable de proporcionar esta información a la policía catalana, "una vulneración de la ley de protección de datos", según el miembro de Alerta Solidària Ferran Ocata, que no ha descartado presentar acciones legales se una vez el Síndic resuelva su queja.

LA UAB SE DESMARCA

Fuentes de la UAB han defendido a Europa Press que no tienen ninguna relación con la identificación de personas en el campus y han afirmado que, "si una autoridad policial o judicial solicita imágenes, las entrega".

Asimismo, han garantizado que se rigen por la normativa de la Autoridad Catalana de Protección de Datos y que los registros audiovisuales se borran automáticamente cada 15 días, desmintiendo así la teoría de los estudiantes, que han dicho que las imágenes entregadas a los Mossos superan estas dos semanas, incluso meses, como ha apuntado Tubau.

Para leer más