18 de octubre de 2019
18 de abril de 2010

Las farmacias catalanas venden más de 300 píldoras postcoitales al día

Solo 16 de los 6.500 farmacéuticos se acogieron a la objeción de conciencia

BARCELONA, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las farmacias catalanas venden más de 300 píldoras postcoitales al día desde que hace cerca de medio año se autorizara su venta en estos establecimientos sin necesidad de receta médica, lo que supone la superación de todas las expectativas que se formaron en un primer momento.

En declaraciones a Europa Press, el presidente del Consejo de Colegios de Farmacéuticos de Catalunya, Jordi de Dalmases, precisó que cada mes se dispensan entre 9.000 y 10.000 píldoras del día después, a razón de 3 ó 4 por farmacia.

Cuando se inició la dispensación en las farmacias sin necesidad de receta, en septiembre del año pasado, los farmacéuticos hicieron la previsión de vender cinco unidades de este fármaco al año, cuando en realidad ahora son más de 30.

Según cifras de la Conselleria de Salud de la Generalitat, el uso de este anticonceptivo de emergencia ha crecido notablemente respecto a la media registrada entre septiembre de 2004 y agosto de 2009, antes del inicio de la dispensación en farmacias. En cinco años la sanidad pública dispensó gratuitamente más de 288.000 píldoras, a razón de unas 155 al día --la mitad que ahora--.

De Dalmases consideró que se ha producido una "desviación muy importante" de la demanda del fármaco que atendían los centros de salud públicos, y que ofrecían la píldora de forma gratuita, hacia las farmacias, por ser locales más próximos al ciudadano, y a pesar de que cada tratamiento tenga un precio de 20 euros.

De proseguir el actual ritmo de venta de píldoras, en Catalunya se gastarán en un año más de 2,16 millones de euros en este fármaco, a pesar de que las autoridades sanitarias han reiterado que se trata de un fármaco que solo debe tomarse en caso de emergencia que, en ningún caso, previene el contagio de enfermedades sexuales.

La Conselleria acordó en su momento que en Catalunya los farmacéuticos que así lo solicitaran podrían ejercer su derecho de objeción de conciencia y no dispensar el fármaco, aunque sí deberían indicarle al usuario otro lugar al que acudir.

En este tiempo, según los datos facilitados por el también presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Barcelona (COFB), solo 16 de los 6.500 profesionales que ejercen en la comunidad presentaron alegaciones al respecto.

Los profesionales deben informar a las pacientes que acuden a las farmacias, en un clima de confidencialidad, de las contraindicaciones de la píldora, así como recordarles que se trata de un medicamento de urgencia.