23 de enero de 2021
27 de junio de 2006

La Generalitat defiende la agricultura del Delta de l'Ebre y dice que controla la mala aplicación de pesticidas

BARCELONA, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Conselleria de Agricultura, Ganadería y Pesca defendió hoy el tipo de agricultura que se lleva a cabo en el Delta de l'Ebre y advirtió de que, en colaboración con la Guardia Civil y los agentes forestales, realiza controles para evitar la mala aplicación de pesticidas.

La Generalitat replicó así al estudio que han iniciado un equipo de investigadores españoles, encabezados por el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) para detectar la toxicidad de pesticidas sobre organismos en el Delta de l'Ebre.

Las pruebas, que los científicos hicieron varias veces, a lo largo de cuatro meses, de mayo a agosto, permitieron detectar las distintas concentraciones de pesticidas y establecer una correlación con el impacto que suponía para un crustáceo, denominado pulga de agua.

En declaraciones a Europa Press, el director de Servicios Territoriales de la Conselleria de Agricultura en las Terres de l'Ebre, Antoni Espanya, aseguró que "no discutimos los resultados del estudio", pero insistió en que "todos los productos fitosanitarios que aparecen en la investigación están autorizados" y "son legales".

Espanya señaló que estas sustancias son "de baja toxicidad" y que el tipo de agricultura del Delta de l'Ebre es "un ejemplo de sostenibilidad" y "mantiene una sinergia muy buena con el parque natural", algo que "se pone en ejemplo en Europa".

El representante de la Conselleria de Agricultura en las Terres de l'Ebre aseguró que "casi la totalidad de agricultores aplican de forma adecuada este tipo de pesticidas" y que la Generalitat, en colaboración con la Guardia Civil y los agentes forestales, realiza controles periódicos para detectar malas utilizaciones.

TRES MULTAS AL AÑO POR MAL USO DE PESTICIDAS.

Según Espanya, el nivel de cumplimiento por parte de los agricultores es "alto", ya que "sólo se abren de tres a cuatro expedientes sancionadores a lo largo de un año", debido al mal uso de estas sustancias o la utilización de pesticidas no autorizados.

En su opinión, es "normal" que las altas concentraciones de pesticidas se encuentren en los colectores de los cultivos de arroz, ya que "en este punto se concentran las aguas residuales" que proceden de estas zonas.

"En el Delta se están aplicando medidas agroambientales, como la inundación de los campos en invierno o la reducción en el uso del nitrogeno", lo que "supone una gestión muy compatible con el entorno", según Espanya, quien señaló que "ello ha permitido duplicar las poblaciones de aves".

PROYECTO PARA MEJORAR LA CALIDAD DE LAS AGUAS DE LOS ARROZALES.

Para evitar que las aguas residuales procedentes de los arrozales puedan producir en algunas zonas del parque natural, la Comisión para la Sostenibilidad de l'Ebre, con la presencia de la Generalitat, está redactando un proyecto para la creación de 'filtros verdes' en las bahías del Delta.

Este proyecto, que tiene un coste de unos 20 millones de euros, permitirá reconvertir antiguos arrozales en humedales, que actuarán como filtros verdes, y ayudar a que el agua residual, procedente de los cultivos, "tenga una mayor calidad", apuntó Espanya.