23 de septiembre de 2019
26 de julio de 2009

Greenpeace critica la gestión de la central nuclear de Ascó I tras la segunda parada forzosa

TARRAGONA, 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

La organización ecologista Greenpeace criticó hoy la gestión de la central nuclear de Ascó I (Tarragona) por parte de la Asociación Nuclear Ascó Vandellós (ANAV) --propiedad de Endesa e Iberdrola-- tras la segunda parada forzosa de la central en una semana.

Ascó I realizó ayer por la mañana una parada automática por la activación de las protecciones del alternador principal tras un fallo eléctrico, la segunda desde que finalizó la vigésima recarga de combustible de la central el 20 de julio.

Los ecologistas señalaron en un comunicado que ni las sanciones económicas ni las instrucciones del Consejo Nacional de Seguridad (CNS) han modificado la "pobre cultura de seguridad" de la empresa y que el caso de Ascó I ilustra el envejecimiento del parque nuclear español.

Recordaron también que dos de las centrales que gestiona ANAV, Vandellós II y Ascó I, han protagonizado los incidentes más graves de la historia nuclear del Estado y las mayores sanciones económicas impuestas a los propietarios de una instalación atómica.

La delegada de Greenpeace en Catalunya, Anna Rosa Martínez, afirmó que la antigüedad de las centrales nucleares "lastra el sistema eléctrico" del país e instó al Gobierno central a cumplir con su compromiso electoral de instaurar un calendario de cierre de las centrales nucleares.