19 de junio de 2019
12 de junio de 2019

Las horas extras no pagadas en Catalunya costaron 167 millones a la Seguridad Social, según UGT

El sindicato pide más medios para la Inspección para controlar que se cumple el registro horario

Las horas extras no pagadas en Catalunya costaron 167 millones a la Seguridad Social, según UGT
EUROPA PRESS

BARCELONA, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las horas extras no pagadas en Catalunya costaron 167 millones de euros a la Seguridad Social durante el año pasado, cifra que supone un 29% del total de las recaudaciones perdidas, y se dejaron de crear 44.200 puestos de trabajo, según datos de la UGT de Catalunya.

Casi la mitad de las horas extras realizadas en Catalunya no se pagaron ni compensaron con descansos, unos 34 millones de horas extras de un total de 77 millones de horas extras, sobre todo en sectores como el comercio y la hostelería, y las horas extras se incrementaron un 4,34% durante 2018 respecto al año pasado.

Un mes después de la entrada en vigor del real decreto ley que obliga a las empresas a tener un registro horario de la jornada de sus trabajadores, la secretaria de Política Sindical de la UGT de Catalunya, Núria Gilgado, ha alertado este miércoles en rueda de prensa de que la norma es "demasiado blanda" y deja cosas por definir y que muchas compañías no la cumplen y prefieren arriesgarse a ser penalizadas.

Es por ello que ha criticado que las sanciones previstas son "muy limitadas" al ir desde los 626 euros hasta los 6.250 euros por empresa, y ha remarcado que habrá empresas que prefieran afrontar la multa en vez de registrar la jornada y pagar las horas extras.

También ha avisado de que hay compañías que están amenazando con renegociar pausas y descansos de los trabajadores si se aplica el registro horario, lo que ha recalcado que no es necesario y no se puede hacer porque ya está determinado previamente por ley.

INSPECCIÓN DE TRABAJO

Gilgado ha defendido que el registro de la jornada horaria es "imprescindible" para justificar ante la Inspección de Trabajo el tiempo trabajado por los empleados y controlar que se aplica la norma, y ha advertido de que este organismo no tiene ni de los recursos ni el personal necesario para hacerlo.

Ha indicado que en 2018 había 944 inspectores de trabajo y 828 subinspectores, con una ratio de un inspector por 1.600 empresas y 14.000 empleados, y ha pedido dotar a la Inspección de Trabajo con los "medios necesarios" para poder realizar su tarea de control y vigilancia.

Con las sanciones previstas por la ley y la bajo ratio de la Inspección de Trabajo, que en la media europea es de un inspector por cada 7.000 trabajadores, Gilgado ha subrayado que las empresas confían en no ser penalizadas y no están desarrollando un registro horario.

Pese a que ha explicado que UGT de Catalunya aún no ha presentado denuncias a la Inspección de Trabajo por incumplimiento del real decreto ley, Gilgado ha apuntado que el sector de carreteras y logístico está preparando una "batería importante" de denuncias ante el organismo.

NEGOCIACIÓN COLECTIVA

La representante sindical ha sostenido que la negociación colectiva "volverá a ser clave" para conseguir regular el registro horario mediante los convenios y que UGT de Catalunya ha redactado una cláusula tipo para incorporarla en estos.

Ha agregado que la norma exige el control horario pero no establece la fórmula concreta y que se tiene que negociar para adoptar la más idónea, teniendo en cuenta las características de cada empresa y sector económico.

No obstante, Gilgado ha lamentado que desde la aprobación de las reformas laborales hay un "desequilibro evidente" entre la fuerza que tienen las empresas y los trabajadores en las mesas de la negociación colectiva para poder impulsar medidas como ésta.

Contador

Para leer más


Lo más leído en Catalunya