21 de octubre de 2019
9 de diciembre de 2009

El idioma y la cultura dificultan el abordaje del cáncer de mama en inmigrantes, según la AECC

BARCELONA, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las barreras idiomáticas y culturales dificultan el abordaje del cáncer de mama en mujeres inmigrantes, puesto que en la mayoría de los casos su llegada a España se produce por motivos económicos y el tratamiento contra la enfermedad puede suponer dejar el trabajo, explicó hoy en rueda de prensa la Asociación Española Contra el Cáncer de Mama (AECC).

"Si normalmente el cáncer es una mala noticia, para la mujer inmigrante es todavía peor", explicó en rueda de prensa la portavoz de la AECC, Teresa López-Fando, que presentó junto a representantes del Ayuntamiento de Barcelona, la Asociación Ceps --Asociación para la Prevención y Promoción de la Salud-- y el Hospital Clínic de Barcelona un folleto con información en castellano, catalán, árabe y urdú.

Los folletos, que se repartirán desde hoy en Barcelona y a partir de enero en el resto de España a profesionales sanitarios y mujeres inmigrantes en las consultas especializadas, pretenden hacer más fácil el abordaje de la enfermedad por parte de la población inmigrante, que en el caso de Catalunya alcanza el 15 por ciento --un 45 por ciento son mujeres--.

Las responsables de la iniciativa explicaron que la elaboración del folleto partió de la certeza de que el colectivo inmigrante de mujeres tiene mayores dificultades para entrar en el sistema sanitario, si bien todavía no existen datos contrastados.

La consultora de Oncología Radioterápica en el Clínic, Blanca Farrús, señaló que en el caso de su hospital está contabilizado que solo entre el 3 y el 4 por ciento de las mujeres afectadas por cáncer son inmigrantes, aunque también es cierto que dicho hospital atiende a una población con una menor densidad de inmigración que otras zonas de la ciudad.

López-Fando explicó que, en el caso de las mujeres inmigrantes, en ocasiones también desconocen la forma de llegar a los recursos sanitarios y que, también los médicos no siempre cuentan con la capacidad de enfrentar la situación, en un contexto en que la relación entre la paciente y el especialista es "muy importante".

El folleto, presentado hoy y elaborado gracias a un programa piloto que ha contado con las aportaciones de los profesionales médicos y unas 42 mujeres inmigrantes, incorpora información gráfica y sencilla sobre el itinerario a seguir desde la realización de una mamografía periódica hasta una hipotética operación.

La concejal de Salud del Ayuntamiento de Barcelona, Isabel Ribas, confirmó por su parte que los registros del Hospital del Mar y el Hospital de l'Esperança reflejan unos valores inferiores en el caso de las mujeres inmigrantes en cuanto a la incorporación al programa de salud que pide a todas las mujeres mayores de 50 años la realización de mamografías cada dos años, aunque todavía no se tienen datos concretos.

Aicha Benamar, una mujer marroquí con más de diez años de residencia en España, explicó su experiencia personal en la superación de un cáncer de mama, gracias a la ayuda "de los médicos y de Alá". A pesar de que la situación económica posterior a la intervención es "muy mala" como consecuencia de perder su trabajo, Aicha se mostró complacida por haber superado su batalla contra el cáncer.