24 de abril de 2019
5 de diciembre de 2008

El libro ilustrado 'El modernisme' analiza la importancia de las artes decorativas en ese movimiento

BARCELONA, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

El libro ilustrado 'El modernisme' (Angle), de Teresa-M. Sala, analiza la importancia que tuvo el diseño interior de los edificios civiles durante esta corriente en Catalunya, conocido como 'artes decorativas' y consideradas, hasta entonces, artes menores.

El volumen, ilustrado con más de 200 fotografías, analiza las aportaciones de decoradores como Alexandre de Riquer, escultores como Josep Llimona, mueblistas como Joan Busquets, hombres de letras como Joan Maragall y Apel·les Mestres y pintores como Santiago Rusiñol.

Sala propone así hacer un viaje a los interiores de los edificios civiles más representativos del Modernisme, como el palacio aristocrático Casa Coll i Regàs, en Mataró (Barcelona), obra de Josep Puig i Cadafalch, residencias de vecinos como la de La Buresa, en Manresa (Barcelona), creada por Ignasi Oms, y las casas de poetas y artistas como el Cau Ferrat de Rusiñol.

La burguesía catalana ve en el Modernisme una manera de expresar su intelectualidad y su posición social, por lo que este movimiento adquiere en Catalunya una personalidad propia y diferenciada.

Notarios de sus habitantes, las casas modernistas eran la pequeña nación de la familia, como dijo Antoni Gaudí, en la que los lienzos de mujeres leyendo eran testimonios del emergente reconocimiento de la intelectualidad femenina, y las joyas, de las costumbres de los jóvenes burgueses.

Sala, autora también de 'La vida cotidiana en la Barcelona de 1900' (Sílex), 'La casa Busquets. Una història del moble i la decoració del Modernisme al Déco a Barcelona' (Publicaciones de las universidades catalanas-Mnac), es licenciada en Geografía e Historia por la Universitat de Barcelona (UB) y actualmente es miembro del Consell d'Estudis del Master de Museología y Gestión del Patrimonio Cultural de la UB y docente de Arte Moderno y Contemporáneo en la misma universidad.