29 de noviembre de 2020
24 de agosto de 2006

La mayoría de grandes discotecas catalanas prohibirán fumar totalmente para evitar el elevado coste de las obras

BARCELONA, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

La gran mayoría de grandes discotecas de Catalunya prohibirá fumar dentro de sus locales a partir del próximo 1 de septiembre debido al elevado coste de las obras que supondrían dejar un espacio para fumadores. Esta fecha es el límite fijado por la Ley antitabaco.

En declaraciones a Europa Press, el secretario general de la Federación Catalana de Locales de Ocio Nocturno (Fecalon), Fernando Martínez, explicó que según una encuesta interna, buena parte de los grandes locales no permitirán fumar en sus instalaciones, excepto si tienen alguna terraza o zona exterior.

En referencia a los locales de menos de 100 metros cuadrados, Martínez aseguró que casi todos permitirán fumar y, además, no tendrán que habilitar espacios para fumadores.

El directivo de Fecalon fue muy crítico con la ley antitabaco al considerar que los nueve meses de moratoria para hacer las obras para separar físicamente los espacios sin humo han sido "cortos".

Otro de los motivos alegados para no realizar las obras por parte de muchos propietarios, es que "nadie garantiza" que en el futuro "no se endurezca la ley" y se prohíba fumar totalmente.

Según él, el hecho de que la Generalitat no haya aprobado ningún reglamento desarrollando la ley también ha dificultado la tarea de los propietarios de discotecas. Además, el plazo para solicitar permisos de obras, renovar las licencias y pedir la conformidad de los vecinos de los inmuebles ha retrasado y dificultado los trabajos.

Martínez también criticó que el espacio máximo para fumadores en los locales que permitan fumar sea sólo del 30%, mientras que se calcula que la clientela fumadora llega al 60%. Esto supondrá, según Martínez, que, tanto en estos locales como en los que prohíban fumar por completo, muchos clientes salgan a la calle, "provoquen ruido" y permanezcan menos tiempo en las discotecas, lo que supondrá "menos gasto".

A estas previsibles pérdidas, Martínez añadió las que supondrán el hecho de no poder vender tabaco en los locales que prohíban fumar. Según sus cálculos, un local pequeño podría dejar de ingresar hasta 700 euros al mes.

Por todo ello, Fecalon considera que la ley tendría que haber "apostado por la educación y no la sanción". Además, se tendría que haber diferenciado entre los restaurantes, donde los comensales están "una hora sentados" y las discotecas, donde los clientes "están tres o cuatro horas moviéndose de un lugar para otro".