21 de marzo de 2019
12 de enero de 2008

Montilla afirma que el "déficit" de financiación ralentiza el desarrollo de políticas sociales en Catalunya

EL PRAT DE LLOBREGAT (BARCELONA), 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Generalitat de Catalunya, José Montilla, afirmó hoy que espera resolver "a lo largo de este año" el déficit de financiación de Catalunya para poder desarrollar más políticas sociales. Según Montilla, la falta de recursos de la Generalitat ralentiza la construcción de equipamientos y la mejora de los servicios sociales.

Montilla hizo estas manifestaciones este mediodía en El Prat de Llobregat donde inauguró la residencia para personas mayores y centro de día Onze de Setembre.

El presidente catalán afirmó: "Nos gustaría ir más deprisa y, a veces, los ritmos de implantación de servicios y de construcción de equipamientos dependen de los recursos de las administraciones; y el Gobierno catalán tiene un déficit de financiación que tendremos que resolver, espero, a lo largo de este año". Según Montilla, la resolución del déficit deberá permitir "desarrollar las políticas sociales que queremos".

El presidente de la Generalitat reiteró su compromiso de incrementar la atención a las personas "y, en especial a las más necesitadas". Montilla puso como ejemplo la aprobación de la Ley de Servicios Sociales de Catalunya y el desarrollo de la Ley de la Dependencia.

"Con los recursos que tenemos y que tendremos y con estas dos leyes seremos capaces de mejorar los servicios para las personas y de promover más residencias, centros de día y servicios de atención domiciliaria", afirmó Montilla.

"AVANZAR EN LAS POLÍTICAS SOCIALES".

En este sentido, el presidente destacó que la construcción de residencias como la de El Prat "son la expresión de la voluntad del Gobierno de avanzar en las políticas sociales". Montilla explicó que en el Baix Llobregat la Generalitat está construyendo más de 1.000 plazas de residencia para personas mayores.

Montilla presidió la inauguración de la nueva residencia de El Prat junto a la consellera de Acción Social y Ciudadanía, Carme Capdevila, y el alcalde de El Prat, Lluís Tejedor. La consellera manifestó que el gobierno catalán "apuesta por la calidad de vida de todas las personas mayores".

En el acto también estuvieron presentes más de 70 trabajadores de la empresa Frape Behr en protesta contra el cierre decretado por la dirección. Los trabajadores recibieron a Montilla con gritos de "Fuera, fuera" y "Montilla, escucha, Frape está en lucha". Un grupo de trabajadores se introdujeron en la zona donde los representantes políticos hicieron sus discursos y los increparon en demanda de ayuda para la plantilla.

La residencia de El Prat cuenta con 90 plazas de residencia y 24 de centro de día. El edificio, que ocupa 5.075 metros cuadrados distribuidos en cuatro plantas, cuenta con servicios de peluquería, rehabilitación, terapia ocupacional, podología y cocina.

La Generalitat ha invertido 7,1 millones de euros en la construcción de este equipamiento, obra del arquitecto Jaume Bach. El edificio se ha diseñado con el objetivo de tener luz natural en todos los espacios para favorecer el ahorro energético.