18 de agosto de 2019
  • Sábado, 17 de Agosto
  • 25 de mayo de 2010

    Montilla apela al "sentido común" del TC para no sentenciar ahora

    BARCELONA, 25 May. (EUROPA PRESS) -

    El presidente de la Generalitat, José Montilla, apeló hoy al sentido común de los magistrados del Tribunal Constitucional (TC) para no dictar sentencia sobre el Estatut en este momento, y defendió que quien se pronuncie sobre el texto sea un Alto Tribunal sobre quien "no se ciernan sospechas", afirmó.

    "El Alto Tribunal que dicte sentencia debe tener los visos de cara a la opinión pública y publicada de absoluta imparcialidad. No puede ser que lo haga un TC con cuatro magistrados con el mandato caducado, uno recusado y uno fallecido", sostuvo Montilla.

    Lo dijo en declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press al día siguiente de comparecer ante la Comisión General de Comunidades Autónomas del Senado para defender una reforma de la Ley Orgánica del TC y la renovación de los magistrados con el mandato caducado.

    Defendió que durante su comparecencia se puso de manifiesto que todos los partidos están de acuerdo en poner en marcha la Comisión de Nombramientos, y aseguró que, "pese a que el TC tiene toda la legalidad, le falta legitimidad", por lo que afirmó que la Cámara Alta debe poner en marcha la sustitución de los magistrados cuyo mandato haya vencido.

    Montilla rechazó pronunciarse sobre los dos magistrados propuestos por el PP en el Senado, por lo que descartó valorar la idoneidad de los candidatos y la posibilidad de recusación hasta que la Comisión de Nombramientos haya hecho su trabajo.

    Aseguró que el Gobierno siempre ha defendido la necesidad de que se renueve el TC, aunque admitió que "quizás ahora lo han hecho de forma más explícita".

    NO IRÁ AL CONGRESO

    Al preguntársele si llevará también al Congreso la resolución del Parlament para modificar la Ley Orgánica del TC, Montilla afirmó que la propia resolución explicitaba la vía del Senado, por lo que ante la posibilidad de que CiU la lleve a la Cámara Baja sostuvo que "pueden hacer lo que quieran, pero en tal caso será por su cuenta".

    El presidente de la Generalitat lamentó también la percepción de que el resto de España "no siente afecto por Catalunya", lo que, a su juicio, y pese a que defendió que es una percepción que no se corresponde con la realidad, incrementa el independentismo.