20 de mayo de 2019
  • Domingo, 19 de Mayo
  • 30 de noviembre de 2010

    Montilla niega que quiera dirigir su relevo y no da por perdidas las municipales

    Admite que al tripartito le ha faltado cohesión, liderazgo y un conseller portavoz

    Montilla niega que quiera dirigir su relevo y no da por perdidas las municipales
    EP

    BARCELONA, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

    El presidente de la Generalitat en funciones, José Montilla, ha negado que quiera dirigir su relevo como primer secretario del PSC y controlar el relevo que se hará en la cúpula del partido después de que en las elecciones autonómicas de este domingo los socialistas catalanes cosechasen el peor resultado de su historia.

    "Los relevos los decidirá el congreso. Yo no quiero dirigir este proceso, yo quiero ayudar y no dirigir", ha recalcado Montilla en declaraciones a TV3 recogidas por Europa Press, al preguntársele sobre por qué se mantendrá al frente de la primera secretaría del partido hasta el congreso ordinario que hará el PSC dentro de un año.

    Montilla ha indicado que el PSC está en condiciones de ganar los municipales, que son dentro de seis meses, aunque ha asegurado que para que ello sea posible deberán "hacer los deberes", algo que ya han empezado a hacer.

    "Hace dos años y medio tuvimos un resultado espectacular en las generales y también ganamos las europeas, y hemos perdido las autonómicas. ¿Esto significa que las siguientes también debamos perderlas? En absoluto", se ha preguntado Montilla.

    "Un resultado como el de las autonómicas no ayuda, pero este resultado no predetermina las elecciones municipales", ha dicho Montilla, quien ha recalcado que las municipales pueden ganarse.

    Montilla sí que ha admitido que los alcaldes socialistas están preocupados: "Si no lo estuvieran serían unos irresponsables", aunque es la crisis económica y no las elecciones municipales lo que les lleva más dolores de cabeza.

    Ha declinado referirse sobre el futuro político de Jordi Hereu y también sobre las especulaciones de eventuales sustitutos, y ha recalcado que el PSC debe hacer un gran esfuerzo para la renovación.

    Lo hará en un congreso se convocará tras las municipales, por lo que será una convocatoria ordinaria, y no antes, porque entonces sería un cónclave extraordinario.

    Montilla ha dicho que en el congreso cualquier asunto puede ser debatido, incluso si deben cambiarse las relaciones entre PSC y PSOE: "Los relevos los decidirá el congreso, y los representantes de los afiliados decidirán la orientación, el proyecto y la dirección" que debe tomar el partido.

    CRITICAR A LOS SOCIOS NO SERÍA "LEAL"

    Ha admitido que el PSC no ha logrado que su entorno más cercano acuda a las urnas, y ha rechazado culpar de la debacle socialista a sus socios de ERC e ICV-EUiA, porque "no sería ni leal ni honesto".

    Montilla también ha hecho autocrítica de su mandato al frente de la Generalitat: "En determinados momentos debería haber tomado algunas decisiones para reforzar la cohesión y el liderazgo".

    Entre estas decisiones, mejorar la comunicación, destacando que el tripartito debería haber tenido un conseller portavoz, aunque también ha dicho que ha habido elementos externos a la situación política catalana que han pasado factura al PSC, como la crisis económica.

    Por otra parte, en declaraciones a la emisora Rac1 recogidas por Europa Press, Montilla ha indicado que en la noche electoral recibió una llamada "amable" del conseller de Economía y Finanzas Antoni Castells, quien no estuvo presente en la comparecencia ante los medios de domingo tras la derrota y que se ausentó en la reunión de la ejecutiva del lunes.