25 de junio de 2019
  • Lunes, 24 de Junio
  • 2 de agosto de 2010

    Nacen tres crías de oso pardo en los Pirineos este invierno

    Nacen tres crías de oso pardo en los Pirineos este invierno
    CONSELLERIA DE MEDIO AMBIENTE DE LA GENERALITAT

    BARCELONA, 2 Ago. (EUROPA PRESS) -

    Expertos franceses y guardias forestales del Conselh Generau de Aran tratan estos días de confirmar el nacimiento de tres nuevas crías de oso pardo en los Pirineos durante el último invierno, lo que elevaría el número de ejemplares por encima de los veinte y representaría un éxito destacable en el programa de reintroducción de este animal en la zona.

    Según ha informado la entidad ecologista Depana, a finales de junio un grupo de personas observó durante diez minutos a una hembra junto con dos cachorros nacidos este invierno, en las montañas del municipio francés de Couflens --al norte de Esterri d'Àneu (Lleida)--. Las crías serían hijos de la osa Caramelle, nacida en el Pirineo en 1997, o bien de una de sus hijas, nacida en 2002.

    Asimismo, técnicos de Depana observaron en julio las huellas de otra hembra de oso acompañada como mínimo de un cachorro. El análisis de las muestras biológicas de ambos avistamientos determinará si se trata de los mismos ejemplares, o por el contrario muestran que, al menos, tres nuevas crías de oso pardo han nacido este invierno en las madrigueras donde iverna este animal.

    Los cachorros de oso pardo nacen durante el invierno y durante el siguiente año acompañan a su madre para aprender a alimentarse y a valerse por sí mismos. Después de completar su primer año de vida e invernar nuevamente junto a su progenitora, abandonan progresivamente el seno familiar, lo que hace que la madre pueda volver a aparearse.

    De hecho, durante el pasado mes de julio fueron fotografiados los cachorros de la hembra 'Hvala', que nacieron en las montañas de Bossòst en enero de 2009. De confirmarse el nacimiento de otros tres ejemplares, la especie habría ganado cinco nuevos miembros en los últimos dos años.

    Actualmente se calcula que existen entre 20 y 25 osos pardos en el Pirineo, subdivididos en tres zonas de las que solo el núcleo central contiene hembras y por tanto es reproductor. Los expertos consideran que el futuro de la especie requiere doblar su población hasta los 40 ejemplares.

    EXTINCIÓN A LA VISTA

    El oso pardo sobrevive en la actualidad en la frontera natural entre España y Francia gracias a la reintroducción de ocho animales procedentes de Eslovenia liberados en 1996, 1997 y 2006. La especie autóctona se extinguirá cuando mueran los dos últimos machos que viven.

    Según Depana, la secretaria de Estado de Ecología de Francia, Chantal Jouanno, ha anunciado que durante 2011 se liberará una nueva hembra en la zona del Baearn, en el Pirineo occidental.