10 de abril de 2020
19 de septiembre de 2008

El nuevo obispo de Lleida tomará posesión del cargo el domingo

LLEIDA, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

El nuevo obispo de Lleida, Joan Piris, tomará posesión de su cargo el domingo en un acto solemne en la Catedral de Lleida, después de que fuera nombrado para ocupar este puesto por el papa Benedicto XVI a mediados de julio.

Piris (Cullera --Valencia--, 1939) llevaba siete años como obispo de Menorca, tras ocupar varios cargos de vicario y rector en varias parroquias de la zona.

Con su nombramiento, el administrador apostólico de Lleida y obispo de Tortosa (Tarragona), Xavier Salinas, dejará de estar al frente de la Diócesis, después de que el anterior obispo, Francesc Xavier Ciuraneta, presentara su renuncia al cargo por motivos de salud, en marzo de 2007.

Salinas fue escogido administrador del obispado en pleno litigio con las obras de arte situadas en el museo de arte diocesano procedentes de las parroquias de la Franja de Ponent, que a mediados de los años 90 fueron integrados en un obispado de nueva creación, el de Barbastro-Monzón.

Precisamente el litigio con Aragón por las obras de la Franja será uno de los temas pendientes que deberá afrontar el nuevo obispo en su mandato al frente de la Diócesis leridana.

A primeros de julio, Salinas se comprometió a entregar en un plazo de 30 días al Obispado Barbastro-Monzón las obras de arte sacro que le reclama la diócesis aragonesa. No obstante, hasta la fecha las 88 obras de arte reclamadas por Aragón siguen en el Museo Diocesano de Lleida.

El conflicto entre los dos obispados surgió en 1995 con la segregación de 111 parroquias de La Franja (Huesca) de la diócesis de Lleida y que se añadieron a la de Barbastro, que pasó a denominarse Barbastro-Monzón y comenzó a reclamar las obras al Obispado de Lleida. Todas las resoluciones de la Iglesia --la primera, en 1998-- han sido favorables a Aragón.

El momento más complicado llegó en 2005, cuando la Congregación para los Obispos ordenó la devolución de las obras. El entonces obispo de Lleida, Francesc Xavier Ciuraneta, presentó un recurso de súplica en la Signatura Apostólica y a la vez pidió permiso a la Generalitat para devolver las obras. Obtuvo negativas en ambos casos.