30 de octubre de 2020
5 de febrero de 2020

Los partidos del Parlament piden más medidas contra la corrupción y se lanzan reproches cruzados

Los partidos del Parlament piden más medidas contra la corrupción y se lanzan reproches cruzados
Vista general de una sesión plenaria del Parlament de Catalunya, en Barcelona (España), a 5 de febrero de 2020. - MARC BRUGAT - EUROPA PRESS

BARCELONA, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los partidos con representación en el Parlament han coincidido este miércoles en la apuesta de promover la lucha contra la corrupción a través de más medidas y se han lanzado reproches unos a otros por casos pasados, durante el debate promovido por Cs sobre la "corrupción estructural, sistémica e institucionalizada" en Catalunya.

La líder de Cs en Catalunya, Lorena Roldán, ha negado haber dicho falsedades en su intervención inicial, como ha dicho entonces el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y ha acusado al Govern de querer "impunidad" para los corruptos, citando como ejemplo a los presos soberanistas condenados por malversación por el 1-O.

"Ustedes han gobernado durante décadas en Catalunya sin resolver los desafíos sociales pendientes, pero ustedes han resuelto a las mil maravillas el futuro político y económico de sus colegas, los amigos del 'procés", ha criticado, y ha planteado medidas de transparencia para poder fiscalizar mejor al Ejecutivo.

Lluís Guinó (JxCat) ha pedido no utilizar la corrupción como un "arma arrojadiza" entre los partidos y ha recriminado que Cs que, según él, solo critique y no haga propuestas ni plantee alternativas a la normativa actual de transparencia.

Así, ha explicado una serie de medidas necesarias, como una estrategia para reducir la percepción de la corrupción con mayor voluntad política, un mayor control de la rendición de cuentas, la contratación y las subvenciones, y que los partidos sean "financieramente transparentes", entre otras.

LA CORRUPCIÓN COMO "LÍNEA ROJA"

El republicano Bernat Soler ha cargado contra Cs por querer convertir "este debate en su escaparate político, que necesitan de forma continuada", y ha criticado que no haya citado al PP, con el que gobierna en Andalucía, cuya futura nueva Oficina Antifraude debería empezar por cesar al PP, ha dicho.

Cree que Cs ejerce corrupción parlamentaria y corrupción democrática cuando llama delincuente a quien piensa diferente y desoye informes de letrados de la Cámara, y ha añadido de cara a las elecciones catalanas y acuerdos: "Nuestro grupo parlamentario pondrá una línea roja para que todos con los que nos sentemos se desprendan de cualquier lazo de corrupción".

Por parte de los comuns, Susanna Segovia ha defendido que la lucha contra la corrupción se debe hacer con la implicación de todos los partidos y administraciones, y ha propuesto medidas contra las "puertas giratorias" y para que la financiación de los partidos dependa de recursos públicos y se limiten las aportaciones privadas.

Asimismo, ha subrayado la necesidad de avanzar en la proposición de ley de protección de los alertadores de corrupción y ha cargado contra Cs porque cree que no pueden dar lecciones de regeneración democrática cuando pactan con el PP: "En la lucha por la regeneración democrática y contra la corrupción debe pasar de ser un principio a ser una cosa efectiva".

Desde el PSC-Units, Jordi Terrades ha dicho que en el espacio político de la antigua CDC "ha habido una cierta pauta de comportamiento" y que todavía muestra una confusión que puede llevar a actitudes reprobables, por lo que ha preguntado qué actores donan fondos al expresidente del Govern Carles Puigdemont, para asegurar que no haya colisión de intereses.

CRÍTICAS CONTRA EL SÍNDIC

Terrades ha pedido que el síndic de Greuges, Rafael Ribó, presente su renuncia irrevocable e inmediata por un presunto delito de cohecho impropio vinculado al caso conocido como el 3%, y ha propuesto que su adjunto ejerza las funciones de síndic hasta que el Parlament sea capaz de acordar una figura que "represente a todos".

Maria Sirvent (CUP) ha criticado que Cs sólo haya citado casos de corrupción del ámbito independentista, cuando "hay partidos de todos los colores implicados", y ha asegurado que la CUP ha puesto luz y taquígrafos y ha levantado alfombras donde está presente.

Ha afirmado que la corrupción en el Estado parte de un diseño institucional pactado "entre las élites franquistas" y las fuerzas democráticas, y basado en la lógica capitalista de la acumulación y en la utilización del poder para llenar sus bolsillos y los de sus amistades.

La popular Esperanza García ha reprochado que el Govern dé más importancia a hablar de la inhabilitación del presidente de la Generalitat, Quim Torra, que de los casos de corrupción que ha habido en Catalunya, y ha pedido al Ejecutivo que "entome el reto de intentar poner medidas" en este asunto.

Para contraponerlo, ha reivindicado que el anterior Gobierno del PP encabezado por Mariano Rajoy impulsó medidas contra la corrupción, como endurecer el Código Penal, y ha negado que el PP sea el partido más corrupto de Europa.

Para leer más