29 de octubre de 2020
5 de enero de 2020

La pastelería Lliso Lis planea reactivar aperturas en Barcelona apostando por la tradición

La pastelería Lliso Lis planea reactivar aperturas en Barcelona apostando por la tradición
La empresaria Aurora Muñoz, dueña de establecimientos Lliso Lis - EUROPA PRESS

La campaña de Navidad supone un tercio de la facturación de la cadena

BARCELONA, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

La pastelería y panadería Lliso Lis, fundada en Barcelona hace más de 25 años, planea reactivar sus aperturas en el medio plazo apostando por la tradición y la elaboración propia.

"El oficio se está perdiendo", ha explicado en declaraciones a Europa Press la empresaria Aurora Muñoz, responsable de tres de los siete establecimientos con los que cuenta en total la cadena actualmente.

Muñoz y su marido impulsaron 11 establecimientos bajo la enseña Lliso Lis, pero el matrimonio se divorció hace unos seis años y se repartieron los locales, de los que siete siguen en activo.

La firma ha notado los efectos del auge de las panaderías y cafeterías 'low cost': "Hemos tenido que bajar los precios pese a que todo lo que venden este tipo de cadenas es congelado, y lo nuestro es elaboración propia, pero el cliente entra y lo primero que pregunta es qué hay de oferta".

Muñoz, que emplea a una cuarentena de trabajadores, regenta tres establecimientos situados en la calle Rosselló, el paseo Fabra i Puig y la avenida Mare de Déu de Montserrat de Barcelona, y los dos primeros locales disponen también de obrador.

La empresaria, que factura unos 840.000 euros con sus tres establecimientos, ha destacado que la campaña de Navidad es la más importante del año, ya que representa un tercio de la cifra de negocios anual con el turrón como protagonista de las ventas.

Con el objetivo de no desperdiciar el excedente de alimentos que sobra al final de cada jornada, Muñoz colabora con la Fundació Banc dels Aliments y otras entidades, a la vez que dona elaboraciones a la Fundación Infantil Casa Ronald McDonald de Barcelona.

Aurora tiene 69 años y trabaja en el oficio de panadera y pastelera desde los 14 años: "Me tendría que jubilar ya y dejar el relevo a mis hijas, pero mi idea no es irme".