21 de abril de 2019
  • Sábado, 20 de Abril
  • 9 de enero de 2008

    La plantilla de Frape Behr iniciará hoy una huelga indefinida

    Dirección y comité de empresa consideran insatisfactoria la resolución de la Generalitat sobre el ERE

    BARCELONA, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

    La dirección y el comité de empresa de la empresa de componentes de automoción Frape Behr consideraron "insatisfactoria" la resolución de la Generalitat sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE), en la que aprobó el despido de 92 personas de la planta productiva de Barcelona, cuyos trabajadores iniciarán hoy una huelga indefinida.

    Según explicaron fuentes de la compañía a Europa Press, la decisión dictada por la Autoridad Laboral catalana "sólo ha tenido en cuenta los despidos y no el resto de medidas de competitividad que se plantearon en el plan alternativo", por lo que el panorama es el de una "planta ingobernable".

    Tras más de tres meses de negociaciones entre dirección y sindicatos sin llegar a un acuerdo, Frape Behr considera "muy difícil" poder llegar ahora a un acuerdo que asegure el futuro de la factoría más allá de la salida de los 92 empleados decretada por la Administración. "La confianza entre las partes está rota", sentenciaron las fuentes de la empresa.

    Además, el anuncio del comité de iniciar hoy una huelga indefinida en protesta por la decisión de la Generalitat plantea un "futuro incierto" sobre la planta, que acumula unas pérdidas de casi 14 millones de euros desde que se planteó el plan alternativo el pasado mese de septiembre.

    Frape Behr coincide con la impresión del comité de que las posturas están "cada vez más radicalizadas" y señaló que la "encrucijada" en la que se encuentra la empresa implicará estudiar próximamente medidas para afrontar el futuro.

    LA PLANTILLA "NO PUEDE ASUMIR LAS CONDICIONES DEL ERE".

    Por su parte, el portavoz de los trabajadores, Jesús Plaza, aseguró a Europa Press que la plantilla "no entiende la postura de la Generalitat", puesto que la Administración catalana ha dado el visto bueno al ERE sobre los 92 trabajadores con las indemnizaciones "mínimas por ley" de 20 días por año trabajado y un máximo de 12 mensualidades para cada uno.

    Para Plaza, estas condiciones "no pueden ser asumidas por los empleados" y representan un "drama" para los trabajadores y sus familias, puesto que habrá personas mayores de 50 años en la calle con compensaciones "de apenas una anualidad".

    Por este motivo, la asamblea consideró la "dura" resolución de la Generalitat como "una declaración de guerra" y convocó a partir de mañana un paro productivo indefinido para "ejercer la presión necesaria y retomar la negociación".

    "Sin negociación no hay salida", recordó el portavoz del comité de empresa, y añadió que la decisión de ayer "sólo servirá para radicalizar posturas". Tras el anuncio de la huelga la asamblea aseguró que queda a la espera de que la Administración o los responsables de Frape Behr "hagan algún movimiento".

    La dirección de Frape Behr en Barcelona planteó en septiembre del año pasado un plan alternativo que incluía la salida de un centenar de trabajadores (69 bajas y 34 prejubilaciones), así como también medidas para reducir del 12% hasta el 5% el absentismo en la planta, aumentar la productividad un 20% e incrementar también la flexibilidad.

    La falta de acuerdo en la negociación de la salida de estos trabajadores fue lo que motivó el ERE posterior que afectaba a la totalidad de la plantilla de la fábrica (formada por 295 trabajadores) y que finalmente fue resuelto ayer por la Autoridad Laboral catalana.

    Plaza insistió en que los empleados nunca han estado "en contra de las medidas que ayuden a hacer la fábrica más competitiva" pero recordó que su rechazo al ERE fue porque "no existen motivos económicos para presentarlo".

    El director de Relaciones Laborales de la Conselleria de Trabajo, Salvador Álvarez, ya manifestó el viernes que la resolución no gustaría "a ninguna de las dos partes", a pesar de recordar que ambas deberán aceptarla "al no haber logrado un consenso".