4 de agosto de 2020
20 de octubre de 2008

El PSC de Barcelona busca "grandes pactos" en ámbitos como inmigración y crisis

La federación socialista de la capital catalana afronta su IX Congreso con autocrítica y "cambio generacional"

BARCELONA, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El primer secretario del PSC de Barcelona, Joan Ferran, explicó hoy que el objetivo de la federación socialista de la capital catalana pasa por alcanzar "grandes pactos" sobre inmigración o la crisis económica, ya que, aseguró, son cuestiones de notable importancia sobre las que "no se debe hacer sangre", por lo que hay que dejarlas al margen de la confrontación partidaria.

En una entrevista de Europa Press, Ferran aseguró que todo ello se enmarca en la voluntad de "autocrítica" y "renovación" con la que la federación del PSC de Barcelona afronta su IX Congreso, que se celebrará entre los próximos 24 y 26 de octubre.

"Que no queramos hacer un uso mezquino de la inmigración no significa que no tengamos que afrontar el problema", dijo Ferran. Precisamente, en la ponencia que los socialistas barceloneses debatirán en su congreso, destaca un punto en el que se dice: "Hemos de huir de cualquier tentativa de esconder la cabeza debajo del ala", ya sea en inmigración o en otras cuestiones.

En el caso de la inmigración, Ferran dijo que la solución de la administración y del Ayuntamiento de Barcelona en particular no debe ser "tirar arena" a posibles problemas, sino a tratar el asunto "con cuidado". "Nos jugamos la cohesión social, y lo que hay que hacer es que los partidos políticos se sienten" y acuerden "tratar con cuidado" esta cuestión.

En este sentido, recordó que durante la Transición, los dirigentes políticos catalanes abogaron por no diferenciar entre los catalanes "que estaban aquí y los que venían de fuera". Así, el mensaje de entonces, "todos un solo pueblo" y que "es catalán quien vive y trabaja a Catalunya", puede extrapolarse en la actualidad pero con otras palabras, recordando en todo momento que al igual que la sociedad reconoce "derechos" a los inmigrantes, estos también tienen que cumplir "deberes".

Este pacto entre fuerzas políticas sobre inmigración, que puede ser a escala barcelonesa pero también "a nivel de país", significaría un compromiso de los partidos a evitar relacionar inmigración con "delincuencia y seguridad", y velar por el mantenimiento "a toda costa" de la cohesión social, una "característica" que singulariza el 'modelo Barcelona'.

RELEVO GENERACIONAL

Ferran relató que una de las misiones del congreso pasa por extrapolar a nivel de la estructura de partido el "relevo generacional" que ha vivido el Ayuntamiento de Barcelona, después de que hace dos años Jordi Hereu sustituyera a Joan Clos al frente de la alcaldía, y se consolidara Carles Martí como primer teniente de alcalde.

"El cambio de alcalde y de equipo tenía que tener una correspondencia en el terreno orgánico, con una nueva generación de gente, que no tiene que ser la única pero sí la más determinante", dijo Ferran, quien aseguró que ello también tiene que reforzar la comunicación entre el PSC barcelonés y la ciudadanía.

Ferran aseguró que el PSC de Barcelona está tratando de innovar con la finalidad de hallar una nueva fórmula de hacer política más próxima al ciudadano y con más capacidad de retroalimentación.

Prueba de ello, aseguró, es que la ponencia que el PSC de Barcelona debatirá en su congreso no ha seguido los trabajos de redacción convencionales, sino que para hacerla, previamente se hicieron conferencias y encuentros con especialistas en espacio urbano y sociedad de la información, como el catedrático de filosofía de la Universidad de Zaragoza Daniel Innerarity, o el catedrático de filosofía de la Universidad de Barcelona y director de la revista 'Barcelona Metròpolis', Manuel Cruz.

La ponencia hace un repaso histórico de los casi 30 años en los que el PSC ha gobernado el Ayuntamiento de Barcelona, junto al PSUC y sus herederos de ICV-EUiA, y también con ERC, desde mediados de los años 90 hasta 2007, cuando los republicanos decidieron no renovar su acuerdo postelectoral y decidieron pasarse a los bancos de la oposición, dejando al gobierno liderado por Jordi Hereu en minoría.

Ferran dijo que en las enmiendas también se evitará de ceñir el debate en el "punto y coma, el clásico de los congresos", ya que lo que pretende el partido es abordar asuntos como la implicación de la ciudadanía, nuevas fórmulas de participación política, y el uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

El portavoz parlamentario del PSC también explicó que otro de los objetivos que se marca al partido es "abrirse a la nueva Barcelona" y lograr que el PSC sea un fiel reflejo de los nuevos sectores emergentes, y también de los 'mileuristas', de "los sectores sociales muy preparados" pero que sufren la "precariedad laboral".