20 de marzo de 2019
  • Martes, 19 de Marzo
  • 22 de junio de 2010

    Puig da por hecho que "España ya ha sentenciado" al rechazar el "camino de enmedio"

    Reitera que CiU no votará en contra de la reforma laboral

    BARCELONA, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

    El secretario general adjunto de CDC, Felip Puig, dio por hecho hoy que "España ya ha sentenciado" sobre el Estatut, y que la duda ahora está en el número de artículos que el Tribunal Constitucional (TC) rechazará y bien si lo hace mediante una sentencia convencional o "por fascículos", como si de una telenovela se tratase.

    "España dice que no al camino de enmedio", aseguró Puig en declaraciones a TV3 recogidas por Europa Press. Ante esta situación, dijo que Catalunya tendrá una disyuntiva: aceptar convertirse en una provincia española más o bien mirar más hacia Europa que hacia Madrid.

    Puig recordó que este camino de enmedio que se instauró en la Transición ha sido positivo, ya que ha permitido que por vez primera en su historia en España se consolide la democracia, "el derecho a decidir".

    Consideró que si España dice que no a un estado "de corte más confederal, financieramente más justo, con la justicia y las infraestructuras reguladas desde aquí", Catalunya deberá hacer un replanteamiento.

    "Tendremos que empezar a pensar como políticamente respondemos a una nueva etapa", aseguró Puig, quien indicó que en la respuesta catalana contra el recorte del Estatut, habrá que organizarse en una respuesta social, una manifestación.

    Puig dio la razón al presidente de CiU, Artur Mas, y consideró que plantear un referéndum independentista en estos momentos no es lo adecuado, opción que Catalunya debe hacer "cuando tenga garantías de ganarlo".

    "No estamos en condiciones de sufrir derrotas", dijo Puig, quien indicó que la prioridad de CiU en estos momentos pasa por la economía, procurando la independencia de las 600.000 familias catalanas donde hay parados, o recuperar la autoestima del territorio.

    "Los nacionalistas de Quebec nos dan un consejo: no convoquéis un referéndum sin garantías de ganarlo" ya que en caso contrario, se genera inestabilidad política y económica, y también contribuye a romper a la sociedad.

    "Lo más importante es dedicarnos a la mayoría y pensar en construir mayorías sociales", remachó.

    En cuanto a la voluntad de CiU de priorizar el concierto económico, Puig dijo que este sistema de financiación es totalmente constitucional. En caso contrario, no lo tendrían ni Navarra ni el País Vaco, y además, indicó que a través de los artículos 150.2 y 155, el Estado puede delegar a la Generalitat la capacidad para recoger los impuestos.

    Puig también dijo no creerse las encuestas que sitúan a CiU a escasos diputados de la mayoría absoluta, aunque dijo que este escenario puede ser "posible" en tres o cuatro meses. Por ello, emplazó a los suyos a no confiarse y a seguir trabajando duramente.

    REFORMA LABORAL

    Puig indicó que la federación no votará en contra de la reforma laboral, y que hoy decidirá si lo hace a favor o se abstiene.

    Aseguró que el texto planteado por el gobierno aún debe flexibilizarse, y echó en falta propuestas, como contraprestaciones de trabajo social para los parados y fijar las condiciones para acceder a un subsidio. "Deben aceptarse las ofertas de trabajo y no esperar a cobrar todo el subsidio", agregó Puig, quien abogó por mejorar el texto propuesto por el Gobierno en su tramitación parlamentaria.

    Apreció que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha perdido toda la credibilidad tanto a nivel interno como externo, por lo que dijo que CiU es partidaria de que fuera el propio PSOE quien impulsase un "recambio" de su líder.

    Rechazó convocar ahora las elecciones porque serían un elemento de "desestabilización" de la economía e implicarían entrar en meses de incertidumbre, aunque indicó que no ve al PSOE preparado para gobernar los próximos dos años, agotando así la legislatura.