4 de diciembre de 2020
1 de abril de 2007

El refugio antiaéreo de Poble Sec se abre al público por el 70 aniversario de los bombardeos de Barcelona

BARCELONA, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

El refugio antiaéreo que se construyó para resguardar a la población civil de las bombas de la Guerra Civil en el barrio del Poble Sec de Barcelona fue abierto hoy al público en su totalidad, por iniciativa del Museu d'Història de la Ciutat y del distrito Sants-Montjuïc.

Con el motivo de la conmemoración del 70 aniversario de los bombardeos que sufrió Barcelona durante la Guerra Civil, el denominado refugio 307, situado en la calle Nou de la Rambla, permanecerá abierto al público como Centro de Interpretación Histórica.

El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, inauguró hoy oficialmente las instalaciones, junto a la teniente de alcalde Imma Mayol, el presidente del distrito, Pere Alcober, y el concejal de Cultura, Carles Martí.

En el interior del refugio, los visitantes tendrán la oportunidad de escuchar los sonidos de los bombardeos y las voces de los niños allí refugiados para rememorar, de esta manera, la experiencia vivida por la población civil.

En el exterior, se han instalado unos paneles explicatorios que recrean los momentos vividos durante la contienda, en el marco de la creación de un Centro de Interpretación Histórica.

El refugio 307 fue construido por la población civil para protegerse de los bombardeos que se vivieron durante la Guerra Civil. De hecho, los planos que permitieron crear esta trama de túneles aprovechando el pendiente de la montaña de Montjuïc, fueron diseñados por un vecino del barrio.

En el lugar, aún se pueden contemplar, perfectamente, las tres áreas de acceso al refugio, dónde se conservan los restos de los sanitarios y el sitio en el cuál estaba situada una fuente que suministraba agua corriente a los vecinos. El refugio también disponía de una instalación eléctrica que permitía iluminar todos los túneles.