20 de febrero de 2019
17 de enero de 2019

El registro de la Crida como partido abre incógnitas en su relación con el PDeCAT

La doble militancia y el posible encaje o no de cara a las europeas son los principales escollos

El registro de la Crida como partido abre incógnitas en su relación con el PDeCAT
DAVID ZORRAKINO - ARCHIVO

BARCELONA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El registro como partido de la Crida Nacional per la República, el movimiento político que impulsan el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y el expresidente de la ANC Jordi Sànchez, abre diversas incógnitas sobre su relación con el PDeCAT.

A la espera de que la Crida celebre su congreso constituyente el sábado 26 de enero, una de las incógnitas es cómo se solventará la cuestión de la militancia, dado que la Crida permite la doble militancia y el PDeCAT no, como recoge en sus estatutos.

El PDeCAT concreta que sus asociados no pueden militar en ningún otro partido ni ser cargos electos por otro partido, salvo casos que admita el Consell Nacional previa presentación de un informe de la Comisión para la Calidad Democrática.

En cambio, la ponencia organizativa de la Crida, que se considera un movimiento transversal de independentismo, concluye que debe garantizar a sus asociados militar en este movimiento y a la vez "en otras entidades, asociaciones, partidos políticos o de cualquier otra naturaleza".

Aunque la doble militancia que permite la Crida podría utilizarse para evitar un conflicto directo con el partido que lidera David Bonvehí, fuentes del PDeCAT consultadas por Europa Press han advertido de que sí supone un problema y no lo contemplan.

DIVISIÓN

Varios impulsores de la Crida forman parte del PDeCAT y la división entre los más afines a Puigdemont y los menos entusiastas se ha evidenciado en más de una ocasión, sobre todo en el Congreso de los Diputados.

Entre los mayores defensores de la Crida están la vicepresidenta del PDeCAT y responsable de acción política en Madrid, Míriam Nogueras; Lourdes Ciuró y Antoni Postius, mientras que los más reticentes son el portavoz del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano; Jordi Xuclà; el secretario de Organización del partido, Ferran Bel; Feliu Guillaumes y Sergi Miquel.

En el seno del Govern, la consellera de Presidencia, Elsa Artadi, ya abandonó el PDeCAT en noviembre de 2017 y es una de sus afines junto con Sànchez, actualmente en prisión junto con Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn, que son militantes del PDeCAT.

Otra de las incógnitas que se vislumbran es qué pasará si la Crida decide presentarse a las elecciones europeas, dado que el PDeCAT ya ha anunciado que concurrirá en coalición con el PNV y explorarán la suma de otros partidos nacionalistas de España.

Si la Crida se presentara a las europeas y lo hiciera al margen del PDeCAT, otras fuentes del partido de Bonvehí han avisado de que la decisión marcaría un punto de inflexión entre ambas formaciones.

Sin embargo, desde la Crida han asegurado a Europa Press que la decisión no está tomada, pese a que se han barajado diversos nombres que podrían encabezar la lista, y que si se han registrado como partido es para tener "todos los escenarios posibles cerrados".

Tampoco han descartado la posibilidad de que para las europeas, si concurren a los comicios, se busque una fórmula parecida a la de la candidatura de Barcelona en las municipales, donde con toda probabilidad habrá representantes de ambos partidos.