17 de noviembre de 2019
  • Sábado, 16 de Noviembre
  • 28 de octubre de 2014

    Renta Corporación prevé una "evolución positiva" en Bolsa y vender activos por 200 millones

    Constata que inversores han parado operaciones por el debate independentista catalán

    Renta Corporación prevé una "evolución positiva" en Bolsa y vender activos por 200 millones
    EUROPA PRESS

    BARCELONA, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

    Renta Corporación prevé una "evolución positiva" de sus acciones a medio plazo a partir de que vuelva a cotizar este jueves después de ser suspendida el 19 de marzo de 2013, cuando presentó concurso voluntario que superó este mes de julio tras alcanzar un acuerdo sobre el pago de la deuda con los acreedores, han augurado el presidente de la compañía, Luis Hernández, y el consejero delegado, David Vila.

    En un encuentro con prensa en la sede de Barcelona, Hernández ha marcado como objetivo a conseguir el "llevar a la compañía a donde estaba antes de la crisis", pero con la deuda y los costes de estructura controlados; Renta Corporación llegó a ganar 30 millones de euros en 2006, y ahora el beneficio operativo ronda los seis millones, mientras que las acciones llegaron a cotizar a 40 euros en los mejores momentos del sector y fueron suspendidas en 2013 a 0,57 euros.

    Hernández ha señalado que el valor de las acciones de las empresas inmobiliarias en España es del 2% de lo que era en 2007, por lo que cuando se normalice el sector, lo normal es que se recupere valor, y Renta Corporación ya ha detectado "un mercado mucho más racional" desde septiembre de 2013.

    Además, desde Renta Corporación han percibido "muchísimo interés" por invertir en la compañía por parte de inversores internacionales --especialmente del norte y sur de América y de Asia-- y también de nacionales que tuvieron participación en el pasado, aunque los accionistas fundadores quieren seguir manteniendo el control, sin descartar que pueda entrar en el accionariado algún fondo de inversión con una participación superior al 3%.

    El día 11 de noviembre tendrá lugar una junta extraordinaria para dar entrada en el accionariado a la banca acreedora que optó por capitalizar su deuda, y que se hará con un 14% de las acciones de la compañía, que pasará de totalizar 27 millones de títulos a 33 a través de una ampliación de capital.

    Así, la Sareb se hará con un 4,99% del capital --por deuda de Caja Madrid y Bancaja--, ING con un 3%, Banco Caixa Geral con un 2%, y Banco Popular con otro 3%, en cifras aproximadas, ha repasado Vila; no ejercerán sus derechos políticos, sino que tienen voluntad de permanencia en el accionariado para luego vender a un precio que les permita recuperar la deuda.

    Luis Hernández conservará el 32% del capital y Blas Herrero el 8%, mientras que el 'free float' en Bolsa será del 39%, y el 7% restante corresponde a otros accionistas significativos; Deutsche Bank, que tenía el 2,76% de Renta Corporación, lo ha vendido a dos inversores privados en dos paquetes iguales.

    TRANSFORMACIÓN, GESTIÓN E INTERNACIONALIZACIÓN

    La compañía, especializada en la adquisición de activos inmobiliarios para su transformación y venta, también proseguirá tras la crisis con la gestión de activos para terceros aportando valor y su experiencia, y prevé cerrar 2014 con unas ventas de activos de 200 millones de euros, frente a los 150 de 2013, con la intención de tener siempre una cartera de entre 25 y 30 operaciones en curso.

    Actualmente está centrada en Barcelona y Madrid, pero no descarta "volver con cuidado" a la actividad internacional, donde en el pasado obtuvo muy buenos resultados en París y Berlín, ha apuntado Hernández.

    La plantilla actual es de 27 empleados y la empresa no prevé grandes contrataciones en el futuro, sino la contratación de servicios externos cuando sea necesario: "Tendremos menos de la que habíamos tenido", ha explicado Vila.

    Preguntado sobre el debate independentista catalán, Hernández ha opinado que "no ayuda" en el negocio, y que Renta Corporación tiene relación con inversores internacionales enamorados de Barcelona que han puesto en espera sus proyectos de inversión para esperar a ver qué pasa en el ámbito político.

    Para leer más