17 de septiembre de 2019
  • Lunes, 16 de Septiembre
  • 1 de noviembre de 2009

    La síndica de Barcelona urge a Hereu que erradique la prostitución callejera

    BARCELONA, 1 Nov. (EUROPA PRESS) -

    La prostitución callejera debe erradicarse y Ayuntamiento, Generalitat y Estado deben sentarse cuanto antes para buscar alternativas, pidió hoy la síndica de Greuges de Barcelona, Pilar Malla, quien instó al alcalde, Jordi Hereu, a escucharla, aunque matizó que ya la tiene en cuenta cuando expresa sus preocupaciones.

    En una entrevista de Europa Press, Malla avaló la demanda de Hereu de prohibir la prostitución en la calle, y lo emplazó a tomar cartas en el asunto. En su opinión, la prostitución callejera es un problema grave, y las administraciones han de ser valientes y aprender que "cuando las responsabilidades son compartidas, son de todos".

    La síndica recibe más quejas de ciudadanos, a veces colectivas, que de prostitutas a través de las entidades de apoyo, con quienes Malla está en contacto constante. A vecinos de La Rambla y el Raval, con o sin hijos, les molesta que los servicios sexuales se ofrezcan en sus portales, y algunos se han sentido acosados. A ellos se suman de otras zonas por pisos que funcionan de prostíbulo.

    Los vecinos del Raval explican que la prostitución de antes era diferente, con las prostitutas contratadas en bares y 'meublés', lo que Malla consideró como posible alternativa a la de la calle. Según ella, las administraciones deben escuchar a las entidades e implicar a personas y propuestas ya hechas sobre la cuestión, como la ex consellera de Interior y ahora de Justicia, Montserrat Tura.

    Recordó que cuando Tura estaba al frente de Interior, hizo un proyecto de regulación que ahora "debe revisarse". La iniciativa incluía crear prostíbulos autogestionados por las meretrices y que se dieran de alta como autónomas. Además de las administraciones, subrayó que debe implicarse a los Mossos d'Esquadra y a la Policía Nacional en la lucha contra las mafias.

    Para Malla, la "mitigación" del problema pasa por varios aspectos que no impliquen hacer pasar a todos por el tubo, pero tampoco negarlo todo. "Siempre cargamos sobre las mujeres y no sobre los hombres", afirmó en referencia a los clientes. Añadió que la propuesta de legalizar la prostitución puede permitir que "las que quieran" tengan Seguridad Social y control médico.

    CÁMARAS PARA DISUADIR

    Medidas como el blindaje policial del Mercado de la Boqueria tras la publicación en septiembre de unas fotografías en que se mostraba sexo explícito no deja de ser un 'apaga fuegos' sin abordar la prostitución callejera, según Malla, quien avisó de que "la ciudadanía debe tener conciencia de que se afronta el problema". Sin embargo, instalar cámaras puede ser un buen elemento disuasorio.

    La demanda vecinal de nueve cámaras en Ciutat Vella --seis en La Rambla, dos en el Gòtic y una en el Raval--, algunas de las cuales ya ha avalado esta semana el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC), puede ser efectivo para intimidar tanto a los clientes como a las prostitutas, ya que "no les gusta mucho quedar registrados".

    Tras el caso Millet, Malla defendió que el Ayuntamiento haya paralizado los trámites urbanísticos del hotel del Palau de la Música, que habían rechazado los vecinos y ERC. Consideró que la edil de Ciutat Vella, Itzíar González, lideró "un proceso serio" de participación, que reclamó tener en cuenta. También destacó que siguen las múltiples quejas por pisos turísticos en toda la ciudad.

    La síndica reclamó "pelearse" con la crisis para evitar que barceloneses vivan en la pobreza, y propuso revalorizar profesiones para crear empleo como la de trabajadores familiares. También abogó por reducir el número de cargos de las administraciones y, después de que la oposición haya cuestionado los informes que el Ayuntamiento encargó en 2008, advirtió de que deben responder "a un objetivo muy claro para el bien de los ciudadanos"