5 de julio de 2020
16 de enero de 2020

El TGUE desestima el recurso de Iberpotash contra la penalización de Europa por recibir ayudas

BARCELONA, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) ha desestimado el recurso de Iberpotash contra la penalización de la Comisión Europea (CE) a la compañía por recibir ayudas ilegales por parte del Estado.

De esta manera, el Tribunal da la razón a la CE tras el recurso interpuesto por la empresa minera a mediados de 2018, en el que pedía al Tribunal que anulara la decisión de Bruselas, y obliga a la empresa a devolver dos ayudas que suman 5,84 millones de euros con intereses.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, desestima los cinco motivos invocados por la parte demandante, que se basan en que la CE hizo conclusiones erróneas e infringió varios artículos del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE).

En el primer motivo, Iberpotash alegaba que una ayuda del Estado en forma de menores comisiones bancarias por la reducción de las garantías en el período 2006-2016, cuyo importe ascendió a 1,8 millones de euros, no cumplía el criterio de la transferencia de recursos estatales, puesto que no había dado lugar a ninguna reducción del presupuesto del Estado.

En el segundo, la demandante alegó, entre otras cuestiones, que la CE concluyó erróneamente que esta ayuda le confería una ventaja porque no demostró que los importes iniciales de las garantías financieras fueran demasiado bajos.

En el tercer motivo, basado en la violación de los principios de protección de la confianza legítima y de seguridad jurídica, la demandante también alegaba que, en el supuesto de que el Tribunal considerase que dichas ayudas constituían una ayuda de Estado incompatible con el mercado interior, debería anular la Decisión impugnada en la medida en que exige la recuperación de dicha ayuda.

En cuarto estaba basado en la infracción del artículo 107 TFUE, apartado 1, en tanto en cuanto la Comisión consideró que una medida relativa a la inversión para el cubrimiento de la escombrera de Vilafruns confería una ventaja selectiva.

Por último, en el quinto motivo, la demandante alegaba que la Comisión no determinó correctamente el importe de la eventual ayuda resultante de dicha inversión.

Iberpotash posee y explota dos minas de potasa, una en Súria y otra en los municipios de Sallent y Balsareny (Barcelona), y es propietaria de la escombrera de sal de Vilafruns, en la que las actividades mineras finalizaron en 1973.

La compañía es una filial de la multinacional israelí ICL Fertilizers, el mayor productos mundial de fertilizantes, y compró las minas al Estado mediante un contrato de compraventa en 1998.

Para leer más