14 de agosto de 2020
14 de noviembre de 2014

El TNC convierte en "pesadilla" la comedia 'El sueño de una noche de verano' con Joan Ollé

El TNC convierte en "pesadilla" la comedia 'El sueño de una noche de verano' con Joan Ollé
TNC

BARCELONA, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Teatre Nacional de Catalunya (TNC) ha convertido la popular comedia de Shakesperare 'El sueño de una noche de verano' en una "pesadilla", con la versión del director Joan Ollé interpretada por 18 actores en la Sala Gran desde el 19 de noviembre y hasta el 18 de enero, ha explicado el director del TNC, Xavier Albertí, en rueda de prensa.

La obra reflexiona sobre la convivencia entre el amor, el sexo, la familia y el deseo, y se sitúa en Atenas, una ciudad fundada con la creación de la democracia y el teatro, donde hay unas leyes muy marcadas: los padres deciden con quién se casan sus hijos, bajo duras penas en caso de desobedecer, y los personajes de Hèrmia y Teseu, cuyo amor no es aceptado, huyen al bosque, ha narrado Ollé.

Pero en el bosque también hay leyes, dictadas por los reyes de las hadas, y un duende llamado Puck que se dedicará a hacer travesuras a los mortales que se refugien entre los árboles: unas travesuras que, según Ollé, "hacen mucho daño" a los personajes y los llevan a vivir una pesadilla brutal, en la que hay humillaciones, traición y casi termina con sangre.

MÁS ALLÁ DE LA FÁBULA

El director --que ha confesado haber sido reacio a aceptar la propuesta de Albertí porque trabajar con Shakespeare "es encararte a alguien mil veces más sabio que tú"-- ha explicado que el escritor anglosajón creó esta obra con motivo de la boda de un amigo, donde tenía que dejar a todo el mundo feliz, pero sin ofender la inteligencia de sus amigos intelectuales

Con esta doble finalidad, Shakespeare puso en el texto "la carga de veneno que tiene que tener todo buen perfume", y debajo de la lectura superficial de comedia de hadas y duendes, el traductor Joan Sellent ha destacado haber encontrado aristas oscuras y un alto nivel retórico, lejano al formato de fábula que se da a la obra en las funciones de fin de curso.

UNA LECTURA FREUDIANA

Sallent ha considerado a Shakespeare como precursor del fundador del psicoanálisis, Sigmund Freud, con siglos de anticipación, en una lectura de 'El sueño de una noche de verano' en la que el duende Puck podría representar el inconsciente, que controla la vida y deseos, en pugna con lo que uno quiere hacer.

"Las flores de Puck --que obligan a los mortales a enamorarse del primero que vean al despertar-- tienen el mismo valor que un Gin-tonic en el Luz de Gas a las cinco de la mañana", ha bromeado Ollé en esta línea, en alusión a la constante lucha entre deseo y deber, en la que los personajes solo necesitan un pequeño empujón para decantarse por la pasión.

Este montaje --que el actor Lluís Marco ha calificado de "homenaje al teatro" por sus dimensiones-- reúne a 18 actores muy heterogéneos, primeras espadas del teatro catalán junto con nuevas promesas, según Albertí, y toma el verso como y el texto como guía de los movimientos escénicos, acompasándolo.

La obra se ha compuesto con "un respeto escrupuloso y obsesivo por la partitura y el verso", ha descrito Sellent, y cuenta con un músico que interpreta en escena la música del oscarizado Manos Hadjidakis, adaptada al piano de pared por Dani Espasa, que también ha añadido composiciones propias.