23 de enero de 2021
2 de diciembre de 2020

UGT denuncia al grupo BonÀrea por cesión ilegal de trabajadores y trabajadoras

La empresa asegura que ha contado con empresas solventes de servicios "para tareas auxiliares"

LLEIDA, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

El sindicato UGT ha denunciado el grupo BonÀrea - Corporación Alimentaria Guissona, de Guissona (Lleida) ante la Inspección de Trabajo por cesión ilegal de trabajadores y trabajadoras en diferentes centros de trabajo de Catalunya.

Según ha informado el sindicato este miércoles en un comunicado, la cesión afectaría al centro productivo de Guissona (Lleida); a la fábrica de pienso en Les Pallargues, en Lleida y en Reus (Tarragona); a una granja de Sant Guim de Freixenet (Lleida); a delegaciones cash en Lleida, Gavà, Manresa, Montcada i Reixac, Santa Susanna (Barcelona), Reus, Tortosa y a una tienda en Mollerussa (Lleida).

La denuncia presentada este lunes por la secretaria del sector agroalimentario de UGT FICA de Catalunya, Alicia Buil, está registrada en la inspección de Trabajo y Seguridad Social de Catalunya, según la documentación a la que ha tenido acceso Europa Press.

En total son 316 trabajadores y trabajadoras que han sido subcontratados por las empresas Adecco Outsourcing (177), Randstad (105) y CTC (34) dentro de estos centros de trabajo, señala el sindicato.

UGT ha asegurado que las tareas que realizan en estos centros de trabajo son actividades laborales propias de la compañía BonÀrea.

La central sindical ha argumentado que los trabajadores y las trabajadoras de estas empresas subcontratadas "prestan su servicio en los centros de trabajo de BonÀrea, dirigidos y organizados por los responsables de BonÀrea, y siguiendo los mismos turnos y horarios que el resto de la plantilla, con quien comparten también vestuarios y comedores".

UGT ha agregado que "la vinculación laboral entre estos trabajadores y trabajadoras y la compañía BonÀrea responde a una clara cesión ilegal de trabajadores".

BONÁREA

Desde BonÀrea Agrupa, el responsable de recursos humanos, Antoni Condal, ha asegurado, en declaraciones a Europa Press que la empresa rechaza las afirmaciones del sindicato.

"Hemos contado con empresas solventes de servicios que no son ETT, para realizar actividades concretas, de logística en algún caso", ha afirmado.

Según Condal, los aproximadamente 300 trabajadores "hacen trabajos auxiliares, complementarios, no es la actividad de la matanza, son tareas de logística de dentro, de preparación de pedidos".

Para leer más