24 de octubre de 2020
22 de septiembre de 2020

Vecinos de Tarragona piden más información tras el accidente de Iqoxe: "Fue un caos total"

Vecinos de Tarragona piden más información tras el accidente de Iqoxe: "Fue un caos total"
La presidenta de la Associació de Veïns de Bonavista de Tarragona, Maria Dolores Gutiérrez. - EUROPA PRESS

"No pasó nada mucho más grave porque nos pasó un ángel, porque tuvimos suerte", explican

TARRAGONA, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

Vecinos de Tarragona han pedido tener más información sobre la actividad que se realiza en el polígono petroquímico, después del accidente de Iqoxe de enero, que han definido como "un caos total", con sirenas de alarma que no llegaron a sonar e información contradictoria sobre qué tenían que hacer los diferentes servicios de emergencia y sin saber realmente cómo protegerse ante la explosión.

Lo han reclamado este martes en comisión parlamentaria la presidenta de la Associació de Veïns de Bonavista, Maria Dolores Gutiérrez, y la presidenta de la Federació de Veïns de Llevant, Gemma Fusté, y el representante de la Federació d'Associacions Veïnals de Tarragona, Justo Velilla.

Gutiérrez ha explicado que, en su caso, estuvo por la calle avisando a los ciudadanos de su barrio, el de Bonavista, "la primera línea de lo sufrido", de que se confinasen en sus casas por si se había filtrado algún gas tóxico.

Lo hizo porque las sirenas de alarma de Protección Civil no sonaron después de la explosión en Iqoxe, que solo suenan para hacer pruebas, según ha censurado, y durante una hora los vecinos del polígono petroquímico no supieron si había elementos tóxicos o no en el aire.

"No pasó nada mucho más grave porque nos pasó un ángel, porque tuvimos suerte", ha expuesto Gutiérrez, que ha asegurado que, si hubiera habido elementos tóxicos en el aire, hubieran muerto todos.

Para ella, el accidente de Iqoxe ha supuesto un cambio "de 180 grados" en la percepción del riesgo que tienen los vecinos de Tarragona y se ha avivado su sensación de peligro ante la industria petroquímica.

Es así porque se han dado cuenta que ya no solo pueden morir trabajadores del polígono sino que también les puede ocurrir a los ciudadanos de los municipios colindantes en sus propias casas, como pasó en enero: "No confiamos ya y no podemos vivir así".

Pese a que ha pasado más de medio año desde el accidente de Iqoxe, Gutiérrez ha avisado de que los vecinos están igual que en enero y, si se volviera a producir una explosión, seguirían sin saber qué hacer.

MEDIDAS

Los representantes de los vecinos han exigido más información y transparencia, además de garantizar la seguridad en el polígono y en sus alrededores: "Nos pueden poner diez plazas (en Tarragona) pero primero es la seguridad", ha remarcado Gutiérrez, en referencia a las donaciones que hacen las empresas químicas del polígono.

Gutiérrez ha defendido que las sirenas son "imprescindibles" como principal medio para avisar a la población, sobre todo, para la población más mayor, pese a que también ha llamado a utilizar otros sistemas, como mensajes en los teléfonos móviles.

Por su parte, Fusté ha incidido en la necesidad de saber qué se tiene que hacer ante accidentes como el de Iqoxe, no solo en las escuelas y los institutos sino en lugares como los centros comerciales, los polideportivos y las residencias: "Tenemos que tener una visión global", ha subrayado, puesto que, sin unos protocolos de actuación que los ciudadanos conozcan, tampoco servirá que suenen las sirenas, ha expuesto.

En ese sentido, ha apostado por "culturizar" a los ciudadanos en la industria petroquímica, para que sepan, por ejemplo, qué se produce, si es peligroso, qué quiere decir cuando se oyen determinados ruidos en las fábricas o se emiten humos de diferentes colores, lo que ha dicho que se puede hacer con formación y paneles informativos, como los que se han creado para la crisis del coronavirus.

Fusté también ha criticado que la centralización en Barcelona del control de la seguridad del polígono "ha hecho mucho daño" a los municipios que le rodean y ha defendido que se debe tratarse desde Tarragona y con su gente, además de asegurar que los diferentes cuerpos de seguridad y servicios de emergencia se coordinan.

Por último, Velilla ha puesto el foco en el papel de las administraciones, de las que ha criticado que nadie ha asumido aún ninguna responsabilidad por el accidente de enero, y ha trasladado a los grupos parlamentarios que los vecinos de Tarragona se sienten desamparados: "Si no nos ayudáis vosotros, no nos puede ayudar nadie".

GRUPOS

Todos los diputados de los diferentes grupos, la mayoría de Tarragona, han mostrado su comprensión ante los representantes vecinales y han coincidido en las demandas que han hecho para redirigir la situación y recuperar la confianza de la población.

Matías Alonso, de Cs, ha lamentado la "angustia" que vivieron los tarraconenses ante la falta de información, por lo que ha abogado por revertir el desamparo que sienten, para lo ha enfatizado que hará falta más transparencia.

Rosa Maria Ibarra (PSC) ha defendido tener más información y control sobre lo que se hace en el polígono petroquímico, después de que todos los mecanismos no hayan funcionado y se haya llegado a una tragedia mortal, y Yolanda López (Comuns) ha aplaudido la propuesta de poner paneles informativos claros que transmitan guías de actuación básica ante accidentes.

Vidal Aragonès (CUP) y Raquel Sans (ERC) han comprendido el desamparo que sienten los vecinos y Aragonès ha reconocido que sale "preocupada" de la sesión de este martes, como le ha pasado en anteriores sobre este tema, al ver que, tras el accidente, nada ha cambiado y se estaría igual si se volviera a producir un nuevo accidente.

El diputado de JxCat Eusebi Campdepadrós ha llamado a recuperar la confianza de los ciudadanos de Tarragona, pese a que "cueste mucho", y se ha mostrado favorable a culturizarles en lo que supone esta industria en su día a día.