28 de noviembre de 2020
28 de octubre de 2020

Los Bomberos dejan un servicio a medias en Melilla tras ser apedreados en pleno toque de queda

Los Bomberos dejan un servicio a medias en Melilla tras ser apedreados en pleno toque de queda
Camión de Bomberos de Melilla - BOMBEROS

MELILLA, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de desconocidos ha apedreado en la madrugada de este miércoles a los Bomberos en pleno toque de queda durante una intervención para sofocar el incendio en una furgoneta en la carretera de Hidum, en la periferia de Melilla, un servicio que no pudieron acabar por la lluvia de piedras.

La Asociación de Bomberos Profesionales de Melilla ha denunciado que se ha tratado de unos "hechos premeditados" contra el Servicio de Extinción de Incendios al tiempo que consideran "incomprensible que los miembros del cuerpo, en algunos casos, se jueguen la vida para acudir en ayuda de los vecinos de nuestra ciudad y en lugar de agradecimientos y felicitaciones reciban pedradas e insultos".

La organización que aglutina a los bomberos melillenses ha explicado que los hechos ocurrieron sobre la una de la madrugada del miércoles, tres horas después de comenzada en Melilla la restricción de movimientos, momento en el que recibieron una llamada de emergencia, requiriendo el servicio con motivo de un vehículo incendiado en la zona del barrio de la Cañada, desplazándose un vehículo de primera salida B-1 6 y una autobomba pesada al lugar de los hechos.

Una vez que llegaron al lugar a la zona observaron "una ausencia de luz en todo el barrio y un vehículo tipo furgoneta de tamaño medio ardiendo en su totalidad en medio de la calzada".

Los Bomberos procedieron a su extinción mediante el vehículo de primera salida, manteniéndose la autobomba pesada fuera de la zona para no colapsar la posible salida del servicio en caso de necesidad, "algo que posteriormente por desgracia ocurriría".

La asociación ha detallado que una vez sofocado el incendio mediante los medios extintores de agua y espuma, que ponía en riesgo otros vehículos estacionados, procedieron a retirar el vehículo incendiado para evitar que entorpeciera el tráfico en la zona. "En el momento que se comienza a asegurar el vehículo para su retirada, se observan diferentes impactos provocados por lanzamientos de piedras al camión, poniendo en serio peligro la integridad de los intervinientes", ha resaltado, para admitir que en ese momento "el jefe de servicio, velando por la seguridad de los bomberos, decide retirar urgentemente a los profesionales, regresando al parque y realizar una valoración de los daños, así como una puesta a punto del material utilizado".

Para leer más