15 de agosto de 2020
8 de julio de 2020

Educación prevé en Melilla dividir las clases de colegios e institutos para alternar clases presenciales con telemáticas

Educación prevé en Melilla dividir las clases de colegios e institutos para alternar clases presenciales con telemáticas
El director provincial de Educación de Melilla, Juan Ángel Berbel, en rueda de prensa - DELEGACIÓN DEL GOBIERNO

MELILLA, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

El director provincial en Mellilla del Ministerio de Educación, Juan Ángel Berbel, ha anunciado este miércoles que su departamento se plantea dividir en dos las clases de colegios e institutos en la ciudad para alternar las clases presenciales y telemáticas con cada uno de los dos grupos que se formen. Además, ha valorado en tres millones de euros el dinero que necesitará para adquirir el material sanitario y tecnológico que se precisa para afrontar las necesidades derivadas del covid-19

En rueda de prensa, Berbel ha manifestado que el Ministerio de Educación y Formación Profesional, de quien depende la educación en Melilla al no estar transferida la competencia a la Ciudad Autónoma, "está trabajando en tres posibles escenarios para el arranque del curso 2020-2021, que van desde la presencialidad total hasta formación a distancia, pasando por una situación combinada".

En cualquier caso, Berbel ha subrayado que se está trabajando para que, cuando se vuelva a las aulas, "se haga con las máximas garantías de seguridad y salud y que no se ponga en riesgo a nadie".

"TODO EL MUNDO VUELVE A LAS CLASES"

Con respecto al escenario que contempla la situación de control sanitario con presencialidad total, el máximo responsable del Ministerio en la ciudad ha explicado que "todo el mundo vuelve a las clases", sobre todo el alumnado entre cero y 14 años, "que es el que Ministerio está incidiendo que es más urgente y necesario que vuelvan a las aulas", ha relatado.

"Este modelo implica que tanto el alumnado como los docentes volvieran a las aulas, desde la etapa de Infantil, Primaria y hasta 2º de ESO, simplemente manteniendo las medidas higiénico sanitarias y de seguridad recomendadas", en referencia a la separación de 1,5 metros de distancia entre el alumnado y uso de mascarillas cuando no sea posible mantener esa distancia.

En palabras de Berbel, el problema de este escenario son las altas ratios que soportan los centros de la ciudad, así como el número de espacios disponibles dentro de los centros. "La reestructuración grupal del alumnado que exige este escenario creemos que haría imposible el normal funcionamiento de la actividad escolar en la mayoría de los centros, sobre todo los concertados y los céntricos, siempre y cuando no haya una evolución favorable de la pandemia", ha reconocido.

DOS TURNOS y PUPITRES NOMINATIVOS

El segundo escenario pasaría por una situación combinada, en la que desde la Dirección Provincial están barajando tres posibilidades para que en el mes de julio vayan haciendo propuestas los equipos directivos.

"La más sencilla de aplicar consideramos que es establecer dos turnos, dividendo la clase por la mitad, de tal forma que el 'grupo uno' entra en una franja de la mañana, ocupa tres horas de esa franja, y el 'grupo dos' de ese mismo nivel entraría en la segunda franja de la mañana", ha explicado.

Dentro de esta modalidad se le da varias posibilidades a los centros, ha relatado. Así, por un lado, se podría entrar a las 8,30 horas y salir a las 11,30 horas, mientras que el segundo grupo podría entrar a las 11,30 horas y salir a las 14,30 horas.

También barajan dejar un intervalo de descanso, de tal manera que tras la salida del primer grupo a las 11,30 horas se habilitaría media hora para llevar a cabo una limpieza y desinfección de la instalación, aunque Berbel ha dejado claro que no habría coincidencia de los alumnos en los pupitres, dado que estos serían nominativos para evitar posibles focos de contagio.

Berbel ha añadido que dentro de este escenario también se ve la posibilidad de establecer franjas de cuatro horas presenciales, "aunque esta posibilidad implicaría que el segundo turno, si no hubiera espacios suficientes en el centro para desdoblar los grupos, saliese de clase "muy tarde". O bien, si el centro educativo cuenta con los espacios necesarios, se podrían solapar ambos grupos, de manera que entrarían de forma escalonada y gradual: unos entrarían a las 9,00 horas y saldrían a las 13,00 horas y el otro grupo entraría a las 10,00 horas y saldría a las 14,00 horas.

Con respecto a esta última solución, el director provincial ha reconocido que es poco factible dado que "buena parte de los centros de la ciudad carecen de zonas suficientes para llevar a cabo los desdoblamientos".

La tercera vía pasaría por establecer turnos rotatorios, de tal forma que, en caso de Secundaria y Bachillerato, en lo que a presencialmente se refiere, acudiría un turno los lunes y los miércoles y los martes y los jueves el otro turno. Y en los casos de Infantil y Primaria, implicaría turnos intercambiables de semana en semana.

CONFINAMIENTO EN CASO DE REBROTE

Por último, el escenario final es el que se plantea si hubiese una involución en la pandemia, en el que habría que volver a la situación de partida que han tenido los centros educativos este año, es decir, con los alumnos confinados en sus casas.

"Para evitar problemas de ajuste, si hay un rebrote en la ciudad, y durante 15, 20 o 30 días un determinado centro o todos los centros se tiene que cerrar, hemos estipulado un protocolo que se va a dar a conocer justo el mismo día de inicio de curso, muy sencillo de seguir y que tiene una serie de pautas", ha avanzado.

Así, en la primera reunión que se hace con los progenitores de los alumnos, que se hace con carácter general al inicio del curso, se va a dar toda la información referida a pautas de actuación si hubiera un brote.

Dichas reuniones para Infantil y Primaria se realizarían en la primera quincena de septiembre, y en los casos de Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional, en que la matriculación se activa a partir del 9 de septiembre, la mencionada reunión se haría en la segunda quincena del trimestre.

5.800 ALUMNOS NECESITARÁN AYUDA

Con carácter general, en la enseñanza obligatoria, todos van a utilizar la plataforma habilitada por el MEyFP 'Moodle Sed'. "Estamos dando formación a todos los docentes que lo están demandado", ha asegurado. De hecho, entre el mes de junio y septiembre se han apuntado más de 150 docentes para recibir esa formación 'online'.

En ese sentido, el máximo responsable de la Dirección Provincial de Educación ha apuntado que ya tienen hecho el estudio de qué familias necesitan el soporte digital para evitar dilaciones en la entrega, en forma de préstamos, a esas familias de recursos digitales. "Las únicas familias que no tenemos detectadas son las que acceden de nueva incorporación al centro", ha explicado.

Así, serían unos 5.800 alumnos los que o bien no disponen de los medios o bien los que disponen en sus casas no son los suficientes para atender a todos miembros de la unidad familiar en edad escolar.

Para leer más