4 de diciembre de 2020
18 de octubre de 2020

Melilla rechaza decretar el toque de queda nocturno el día que empieza el cierre total de la hostelería durante 15 días

Melilla rechaza decretar el toque de queda nocturno el día que empieza el cierre total de la hostelería durante 15 días
Foto de archivo de una reciente reunión del Gobierno de Melilla - GOBIERNO DE MELILLA

MELILLA, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

Melilla, que ha amanecido este domingo con un cierre total de cafeterías, bares, restaurantes y locales de copas para las dos próximas semanas, ha rechazado decretar el toque de queda tras la solicitud realizada por la Confederación de Empresarios de Melilla (CEME), que opina que el cierre de la hostelería sin medidas complementarias como prohibir circular por la calle a partir de las 23,00 horas, no servirá para reducir los casos del coronavirus.

A pregunta de los periodistas, el consejero de Salud Pública, Mohamed Mohand (PSOE), se ha mostrado disconforme con la petición de la CEME, que se ha posicionado en contra del cierre total de la hostelería si no va acompañado de otras medidas porque necesitan "entender" que su sacrificio "no va a ser en vano".

El presidente de la patronal melillense, Enrique Alcoba Ruiz, ha indicado que para sea efectiva la clausura la hostelería, se debe acordar "un confinamiento nocturno", al estilo del que han adoptado en otros lugares de la Unión Europea, como París (Francia).

Alcoba ha dicho que con esta medida se evitaría que hubiera personas circulando por las calles a partir de las 23 horas y con ello "la posibilidad de que se celebraran botellones, reuniones en playas o fiestas clandestinas".

"NO ESTAMOS EN GUERRA"

Sin embargo, el titular de Salud Pública ha dicho que no van a atender esta petición porque se podrían conculcar derechos individuales recogidos en la Constitución. A juicio de Mohamed Mohand, establecer un horario límite para poder circular por la calle, "como si estuviéramos en un periodo de guerra, no es viable"

El consejero de Salud Pública es partidario de "la responsabilidad personal" que lleve a los ciudadanos a quedarse en casa si todos los establecimientos hosteleros están cerrados.

Por último, ha admitido que aunque él esté en contra del toque de queda requerido desde la patronal, la última palabra la tendrán los técnicos de Salud Pública y el Ministerio de Sanidad, "si recomiendan lo contrario y es acorde a Derecho".

Para leer más